1 May 2007 | Noticias

Senadores estadounidenses introducen resolución urgiendo la pronta ratificación de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala

Washington, DC – Ante el deterioro en materia de seguridad pública y el clima de impunidad en Guatemala, miembros del Senado de los Estados Unidos introdujeron una resolución en dicha cámara urgiendo la pronta ratificación del acuerdo que le daría vida a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y la adopción de las pendientes leyes de seguridad.Según los senadores, “La CICIG es un mecanismo innovador para apoyar los esfuerzos locales encaminados a combatir el flagelo que representan los cuerpos ilegales y aparatos clandestinos de seguridad y su infiltración en las instituciones del Estado”.

Los senadores reiteran su compromiso en apoyar a Guatemala en sus esfuerzos por combatir la impunidad y fortalecer el Estado de Derecho. No obstante, resaltan que “el clima de impunidad continúa afectando seriamente la credibilidad del sistema de justicia en Guatemala, el cual no puede afrontar efectivamente la delincuencia organizada y sus poderosas estructuras”. Y hacen un llamado al Gobierno y demás sectores guatemaltecos a apoyar inequívocamente esfuerzos por desmantelar los cuerpos ilegales y aparatos clandestinos de seguridad.

La resolución fue introducida por el Senador Christopher Dodd, jefe del Subcomité del Hemisferio Occidental del Comité de Relaciones Exteriores, con el apoyo del jefe del Comité de Relaciones Exteriores, el Senador Joseph Biden, el jefe del Subcomité de Asignaciones Presupuestarias para Operaciones en el Exterior y Programas Relacionados, el senador Patrick Leahy, entre otros.

 “El principal reto para la democracia en Guatemala continua siendo la consolidación del Estado de Derecho", señaló Adriana Beltrán, titular del programa para Guatemala de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA). “La resolución demuestra la preocupación del Congreso ante las graves amenazas que representan estos grupos para la democracia en Guatemala y la necesidad de adoptar medidas para desmantelar estas estructuras y fortalecer la institucionalidad”, señaló Beltrán.

Un legado del conflicto armado interno, los cuerpos ilegales y aparatos clandestinos de seguridad son estructuras que utilizan la violencia para proteger sus intereses políticos y actividades económicas ilícitas.  Dichos grupos han logrado establecer vínculos directos o indirectos con funcionarios del gobierno y miembros de diferentes sectores y redes criminales. En los últimos años, estos grupos han extendido su presencia aterrorizando a jueces, testigos clave, fiscales, líderes políticos, y defensores de derechos humanos, entre otros.  “El muro de impunidad que estos grupos y sus patrocinadores han logrado construir para evitar ser sometidos a la justicia y para proteger sus actividades ilícitas ha debilitado seriamente el funcionamiento de las instituciones encargadas de combatirlos”, declaró Beltrán.

En diciembre de 2006, el Gobierno de Guatemala y las Naciones Unidas firmaron un acuerdo para establecer la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), la cual está encaminada a asistir a las autoridades locales a investigar y promover procesos judiciales contra miembros de estos grupos.