22 Apr 2008

WOLA insta al Congreso a rechazar Tratado de Libre Comercio con Colombia por problemas de derechos humanos

Colombia tiene uno de los peores historiales de protección de los derechos humanos en el hemisferio occidental y tiene el número más alto de homicidios de sindicalistas en el mundo. EEUU debe rechazar el TLC.

El Presidente Bush ha cometido un error al someter un tratado de libre comercio con Colombia al Congreso.  WOLA pide al Congreso que rechace el acuerdo tal como está escrito.

Colombia tiene uno de los peores historiales de protección de los derechos humanos en el hemisferio occidental y tiene el número más alto de homicidios de sindicalistas en el mundo.  La aprobación del TLC le quitaría a Estados Unidos cualquier influencia que podría tener para insistir en un fin a la impunidad y para prevenir futuros ataques a los sindicalistas, los defensores de los derechos humanos, afrocolombianos, indígenas y otros grupos.  

“El gobierno de Uribe proclama su preocupación por los derechos humanos, pero no actúa como si reconociera la gravedad del problema ni el daño que ya se ha hecho”, dijo Vicki Gass, encargada del programa de Derechos y Desarrollo para WOLA.  “Tenemos preocupaciones que la aprobación del acuerdo podría ser seguido por una serie de ataques contra los críticos del TLC en Colombia”.

Los partidarios del acuerdo han presentado argumentos a base de consideraciones de “seguridad nacional” para respaldar su posición. Dichos argumentos no tienen fundamento. Los intereses estratégicos estadounidenses a largo plazo en América Latina han sido dañados gravemente en el pasado por el apoyo a los gobiernos, como el de Colombia, que se llaman “pro-americanos” mientras descuidan los derechos humanos más fundamentales.  Al rechazar el TLC, el Congreso mostrará que Estados Unidos insistirá en normas básicas de respeto por los derechos humanos y el estado de derecho en los países con los cuales entre en acuerdos de integración económica permanente.  

El gobierno colombiano y los partidarios del TLC apuntan a cifras que muestran un declive en los niveles de violencia en los últimos años.  Sin embargo, en el primer trimestre de 2008 se ha producido un aumento en los ataques y amenazas a los defensores de los derechos humanos y también una nueva serie de asesinatos de sindicalistas.  No menos que 12 sindicalistas han sido asesinados en Colombia este año, sumado a los más de 2.200 sindicalistas muertos desde 1991.

En vez de responder a las preocupaciones sobre los ataques a sindicalistas y otros, el presidente Álvaro Uribe y miembros de su gobierno han descartado, en forma despectiva y reiterada, dichas preocupaciones mientras cuestionan los motivos de sus críticos.  Esta actitud no es digna del gobierno de un país que busca el mayor nivel de integración económica con los Estados Unidos.

Aparte de sus inquietudes por los derechos humanos, WOLA tiene dudas serias y bien fundadas sobre el impacto potencial del TLC a los trabajadores rurales, los campesinos y las personas desplazadas internamente (PDIs).  Para ver un memo de WOLA perfilando los efectos que el TLC podría ocasionar en las comunidades rurales y las PDIs, haga clic aquí (Solo disponible en inglés) .

  

Contactos:

202-797-2171
Vicki Gass, Encargada para Derechos y Desarrollo, [email protected]
Roger Atwood, Director de Comunicaciones, [email protected]