19 Jun 2008

Erradicación forzada no reduce drogas, dice WOLA ante congreso de EE.UU.

 

Comunicado de  Prensa
_________________________________________________________________________________________

OFICINA EN WASHINGTON PARA ASUNTOS LATINOAMERICANOS
Promoviendo los derechos humanos, la democracia y la justicia social y economica

Washington, D.C.

 20 de junio de 2008

La erradicación forzada de cultivos de coca en América Latina, llevada a cabo desde hace décadas, ha tenido poco impacto en la producción y el tráfico de cocaína, y en cambio ha dejado “un rastro de conflicto social, inestabilidad política, violencia, y violaciones de derechos humanos”, señaló el coordinador principal del programa de política antidrogas de WOLA, John M. Walsh, en el testimonio que prestó el jueves ante el Congreso de los Estados Unidos. 

La audiencia en el Comité Conjunto de Economía, presidido por el senador Jim Webb, demócrata de Virginia, se llevó a cabo un día después de que las Naciones Unidas anunciara que en el 2007 se dio un gran incremento en el cultivo de coca en la región andina, a pesar de las intensas fumigaciones aéreas fuertemente financiadas por los EE.UU. 

Los estimados de la Oficina de las Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito (ONUDD), basados en imágenes satelitales e investigaciones de campo, muestran que el territorio bajo el cultivo de coca aumento en 16% con relación al 2006 en Colombia, Bolivia y Perú, alcanzando 181.600 hectáreas. 

En su testimonio, Walsh dijo que “la erradicación de cultivos sobre los cuales campesinos y sus familias dependen para sobrevivir los empuja hacia la pobreza, aumentando su dependencia y necesidad de cultivos ilícitos.”  Esfuerzos sostenidos para crear una forma alternativa de subsistencia en zonas rurales y para reforzar las instituciones de justicia en países donde los campesinos cultivan coca y amapola prometen mejores resultados en la reducción de la industria ilegal de drogas que la erradicación forzada. 

“Tal política”, dijo Walsh, “requerirá de paciencia y de un alejamiento de la mentalidad de resultados inmediatos obsesionada con estadísticas de cultivos e incautaciones.” 

Las políticas antidrogas de EE.UU. se deben enfocar más en la reducción de daños, que no sólo se refiere a la reducción de daños causados por las drogas en los consumidores y sus familias y comunidades, sino también una reducción en el daño causado por políticas desviadas y contraproducentes destinadas al control de la producción y transito de drogas, dijo Walsh. 

“Aun si México lograra reducir la violencia relacionada a las drogas que lo afecta hoy en día, no necesariamente va a significar una reducción en el flujo ilícito de drogas hacia los EE.UU.,” afirmó Walsh. 

Para leer el testimonio completo de John Walsh en inglés, haga clic aquí. 

El diario The Washington Post citó a Walsh el día de ayer en un artículo sobre el aumento del cultivo de coca en Colombia.  Para leer el artículo haga clic aquí. 

Para leer el reporte reciente de WOLA sobre el fracaso de la fumigación aérea en Colombia, Una Estrategia Fallida, haga clic aquí.

– – –

 

Contacto:

Roger Atwood, Director de Comunicaciones, [email protected], (202)797 2171