26 Jun 2009 | Noticias

Grupos urgen a Presidente Obama señalar preocupaciones de derechos humanos con el presidente Uribe

La reunión de este lunes entre el presidente colombiano Álvaro Uribe y el presidente Obama viene en un momento controversial. El presidente Uribe esta involucrado en varios escándalos de derechos humanos, corrupción, y de abuso de poder. El presidente colombiano esta seriamente considerando modificar la Constitución para poder alcanzar un tercer período como presidente. Mientras tanto, el Tratado al Libre Comercio sigue en pausa en el Congreso norteamericano.

Es de suma importancia que el Presidente Obama envíe el mensaje apropiado y en el tono correcto. Colombia es un aliado cercano de los Estados Unidos, y por ello es de suma importancia que resaltemos nuestras preocupaciones sobre violaciones de derechos humanos y del estado de derecho," dijo Gimena Sánchez Garzoli, Coordinadora Principal para Colombia, La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos.

En un escándalo peor que Watergate, la evidencia sigue emergiendo que por siete años, la agencia de inteligencia presidencial de Presidente Uribe (DAS) ha investigado y monitoreado ilegalmente a cientos de defensores de derechos humanos, periodistas, líderes sindicales, miembros de la oposición política, y jueces de la Corte Suprema. Esta agencia presidencial, espió a aquellos individuos y a sus familias e inclusive a organizaciones de derechos humanos internacionales y con sede en los Estados Unidos. Aun peor, según informes la agencia DAS presuntamente envió una muñeca ensangrentada  a un activista de derechos humanos amenazando a su hija.

"La intercepción ilegal de llamadas telefónicas es sólo la punta del témpano de hielo. Lejos de proteger a los defensores de derechos humanos, la agencia de inteligencia perpetró ‘delitos de inteligencia' entre los cuales el envío de amenazas de muerte a defensores y la apertura de investigaciones criminales perversas por vínculos insubstanciados con el terrorismo," señaló Andrew Hudson, Coordinador Principal, Human Rights First.

Entre los blancos más frecuentes de la agencia DAS se encuentran los jueces de la Corte Suprema responsables de investigar las numerosas denuncias de los vínculos entre los aliados políticos del presidente y escuadrones de la muerte paramilitares financiados por el narcotráfico. El escándalo ‘parapolitico' ha puesto a más de 30 por ciento del Congreso colombiano y numerosos gobernadores y alcaldes bajo investigación, prisión, o bajo juicio.  Casi todos los políticos implicados en el escándalo son miembros de partidos políticos aliados con el Presidente Uribe.

Mientras tanto, meses después la población colombiana fue sorprendida por las revelaciones que el ejército había asesinado a decenas de jóvenes en un barrio de pocos recursos de Bogotá, las fuerzas armadas continúan asesinando a civiles inocentes con una frecuencia trágica. Grupos colombianos de derechos humanos siguen documentando nuevos casos de ejecuciones extrajudiciales y un alza alarmante de desapariciones forzosas.

"Sabemos de más que mil casos de ciudadanos inocentes asesinados desde el 2002.  Está es una práctica sistemática de  impunidad, ya que muy pocos casos han resultado en condenas.  La situación se agrava por la insistencia del Presidente Uribe de minimizar el problema e inclusive implica que las acusaciones son parte de una estrategia de la guerrilla para desprestigiarlo," dijo Kelly Nicholls, Directora Ejecutiva, La Oficina en los Estados Unidos sobre Colombia.

El Presidente Uribe agrava estos problemas regularmente por catalogar como terroristas a los pacíficos activistas de derechos humanos.  Por ejemplo, el Presidente Uribe recién habló en televisión nacional sobre el reconocido periodista de derechos humanos Hollman Morris, mencionando que su periodismo era "engañoso y una glorificación del terrorismo" y que "es importante distinguir entre amigos de terroristas quienes pretenden ser periodistas y aquellos que verdaderamente son periodistas."  Tales ataques ponen en peligro a los defensores de derechos humanos, estigmatizándolos públicamente, desencadenando a los servicios de inteligencia contra ellos y aumentando las amenazas de muerte en su contra.

Colombia sigue siendo el lugar más peligroso del mundo para sindicalistas.  En lo que va del año, veintiún miembros de sindicatos laborales han sido asesinados.  Esfuerzos de llevar a la justicia a los perpetradores son inadecuados ya que el 95 por ciento de los asesinatos laborales quedan impunes.

Por estas razones es crucial que el Presidente Obama, pública y privadamente, envié un fuerte mensaje en pro de los derechos humanos a su homólogo colombiano.

"El Presidente Obama debe aclarar que el apoyo estadounidense viene con una condición: el respeto a la libertad de expresión y otros derechos humanos. En este momento, se le esta pidiendo  al Presidente Obama que aumente su preocupación e interés sobre estos temas con Irán. También es importante que nuestros aliados cercanos oigan el mismo mensaje," dijo Lisa Haugaard, Directora Ejecutiva, El Grupo de Trabajo para Asuntos Latinoamericanos.

La visita del Presidente Uribe viene en un momento en que Colombia está esperando su última palabra sobre su postulación para un tercer periodo presidencial en mayo del 2010, un paso que requerirá al país modificar su constitución.  Si se postula y gana, el Presidente Uribe tendrá pocas restricciones sobre su poder ejecutivo ya que  sus aliados políticos estarán en control de todos los organismos judiciales y de supervisión.

"Medidas que afecten los controles y equilibrios democráticos, como la re-elección de Uribe, son asuntos internos de Colombia," dijo Adam Isaacson, Director del Programa Colombia, El Centro de Política InternacionalNo obstante, durante su visita a Washington, el Presidente Uribe debería oír lo que ya han expresado varios editoriales estadounidenses: cambios a la orden democrática del país pueden afectar los intereses de los Estados Unidos y sus relaciones bilaterales con Colombia.  

###

Para más información contactar a:

  • Kelly Nicholls, La Oficina en los Estados Unidos sobre Colombia, (202) 232 8090, [email protected]  
  • Gimena Sánchez Garzoli, La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericano, (202) 797-2171, [email protected]
  • Lisa Haugaard, El Grupo de Trabajo para Asuntos Latinoamericanos, (202) 546 7010, [email protected]
  • Adam Isacson, El Centro de Política Internacional, (202) 232 3317, [email protected]
  • Andrew Hudson, Human Rights First, (212) 845 5200, [email protected]

Preguntas recomendadas e información adicional:

La visita de Uribe permite a los periodistas hacerle las siguientes preguntas:

¿Por que los asesinatos de sindicalistas aún siguen en Colombia?
Colombia sigue siendo el país más peligroso para sindicalistas. En lo que va el año de 2009, 21 líderes sindicalistas han sido asesinados. El índice de impunidad para estos casos es de 95 por ciento.

¿Por qué el gobierno Colombiano sigue restringiendo la libertad de expresión?
En un escándalo que aún desenvuelve, se ha descubierto que la agencia de inteligencia presidencial colombiana (DAS) ha sistemáticamente monitoreado, sin orden judicial, las llamadas y correos electrónicos de cientos de defensores de derechos humanos, periodistas, miembros de la oposición política y jueces de la Corte Suprema. Además de monitorear llamadas telefónicas, la agencia ha sido acusada de  hacer amenazas de muerte a defensores de derechos humanos y de fabricar información para acusarles falsamente de delitos. Este escándalo constituye un serio atropello a la libertad de expresión, de asociación, y a la privacidad. Adicionalmente, las declaraciones agresivas y sin fundamento de miembros oficiales del alto mando colombiano, inclusive el Presidente Uribe, impiden el trabajo y la seguridad de los defensores de los derechos humanos y los estigmatiza públicamente, desencadenando a los servicios de inteligencia en su contra y arriesgando su seguridad.

¿Por qué tarda tanto tiempo limpiar las instituciones políticas colombianas?
Hoy, 77 miembros del congreso colombiano elegidos- más del 30% del poder legislativo están bajo investigación, encarcelados, o enjuiciados por tener vínculos con el grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), un grupo considerado terrorista por el Departamento del Estado estadounidense. Durante la primera mitad de esta década, la AUC fue responsable de 75 por ciento de las muertes de civiles relacionadas con el conflicto armado. La mayoría de los congresistas implicados con la AUC representan los partidos políticos pro-gobierno. A pesar de las medidas tomadas, incluyendo una investigación del primo y aliado político del presidente, Mario Uribe, el proceso se mueve lento.

¿Por qué la mayoría de los casos de ejecuciones extrajudiciales se mantienen en impunidad?
Las autoridades oficiales continúan cometiendo ejecuciones extrajudiciales y otros abusos con la gran mayoría de los casos quedándose en impunidad. Según las estadísticas del Procurador General de Derechos Humanos de Colombia, de los 1,025 casos de ejecuciones extrajudiciales entre el 2002 hasta abril del 2009, solo 16 han resultado en condeno. El Relator Especial de las Naciones Unidas, Phillip Alston,  quien condujo una misión especial sobre este tema la semana pasada, catalogo las matanzas como "asesinato premeditado y despiadado de civiles inocentes" y noto que mientras las matanzas más conocidas "eran indiscutiblemente descaradas y obscenas, mi investigación comprobó que aquellas eran solo la punta del témpano de hielo."

Para más información sobre este preocupante crimen favor de ver el reporte de la Oficina en Estados Unidos sobre Colombia, Estado de Impunidad en Colombia, publicado esta semana.

El uso indiscriminado de fuerza por miembros de las fuerzas armadas sigue siendo una preocupación, especialmente en los territorios afro-colombianos e indígenas. El 3 de mayo del 2009 un helicóptero militar colombiano ametralló indiscriminadamente varios territorios civiles de comunidades afro colombianos en Lopez de Micay, en el suroeste del departamento del Cauca. Entre las victimas, un joven de trece años. 

¿Por qué aumenta la crisis humanitaria en Colombia?
Más de cuatro millones de colombianos han sido internamente desplazados por la violencia, y entre 500,000 a 750,000 han buscado refugio en otros países. Según un informe recién de la ACNUR, Colombia tiene la mayor población de personas internamente desplazas (IDPs) en el mundo. Según la organización colombiana CODHES, 380,000 personas fueron desplazadas en el 2008, un incremento del 24% en relación con el año 2007. IDPs no son el único problema humanitario en Colombia; un reporte recién publicado de UNICEF advierte que minas antipersonales se encuentran en 31 de los 32 departamentos. Colombia tiene más victimas de minas antipersonales que cualquier otro país en el mundo,  y un tercio de las victimas son niños.