4 Mar 2010 | Noticias

Puntos Clave para la visita de la Secretaria de Estado Hillary Clinton a Centroamérica

La secretaria de Estado Hillary Clinton culminará su gira por Latinoamérica con una visita al istmo Centroamericano. El jueves, la Secretaria Clinton se reunirá con el presidente costarricense Óscar Arias y la presidenta electa Laura Chinchilla y asistirá a la reunión ministerial de Caminos a la Prosperidad de las Américas. La Secretaria concluirá su viaje el viernes en Guatemala donde se reunirá con el presidente Álvaro Colom y con los mandatarios de los demás países Centroamericanos y de la República Dominicana. La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) estará dándole seguimiento a la visita de Clinton a Centroamérica y estará disponible para proporcionar análisis sobre el viaje.

Se espera que la situación de seguridad ciudadana en la región sea uno de los temas a abordar por Clinton con los mandatarios centroamericanos, incluyendo la creciente amenaza del narcotráfico en la región.  Asimismo, se espera que la Secretaria de Estado enfatice el apoyo del Gobierno de los Estados Unidos a normalizar las relaciones de Honduras con la comunidad internacional.

A continuación WOLA presenta algunos antecedentes sobre varios temas clave que probablemente serán abordados durante la visita de Clinton, seguidos de breves comentarios sobre los mismos.

Antecedentes sobre temas clave:

1. Seguridad ciudadana en Centroamérica

Los temas: Centroamérica, particularmente Honduras, El Salvador y Guatemala, se ha convertido en la región del mundo con mayores niveles de violencia ordinaria.  Según datos del informe sobre Desarrollo Humano para América Central del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), a pesar de las diferencias notables entre países, la tasa promedio de homicidios para 2008 fue de 33 asesinatos por cada cien mil habitantes, tres veces mayor que el promedio mundial.  El incremento de la violencia es notablemente más preocupante en la región conocida como el ‘triángulo norte' donde las tasas de homicidio por cada cien mil habitantes llegaron a 58 en Honduras, 52 en El Salvador y 48 en Guatemala ese mismo año.

A principios de la década de 2000, gran parte del enfoque fue dirigido a combatir las pandillas, entre las cuales la MS-13, como una de las caras más visibles de la violencia en Centroamérica. Hoy en día, el foco de la atención se ha girado al narcotráfico en repuesta a la creciente influencia y presencia de narcotraficantes en la región. Además de las pandillas y el narcotráfico, existe una creciente preocupación por las debilidades institucionales de la mayoría de las fuerzas policiales centroamericanas y problemas de corrupción. En Guatemala, por ejemplo, el jefe de la policía y el jefe de la unidad policial de inteligencia anti-narcóticos fueron detenidos el 2 de marzo (tan sólo dos días antes de la llegada de Clinton) por vínculos con el narcotráfico. Estas detenciones vinieron dos días después de la despedida del Ministro de Gobernación de Guatemala por su presunta participación en actos de corrupción, y un día después de la despedida de cuatro viceministros del mismo ministerio.

La visión de WOLA: Una pieza clave para el éxito de cualquier estrategia de seguridad ciudadana es mayor atención al fortalecimiento institucional y la modernización de las instituciones encargadas de la aplicación de la ley. Un informe reciente de WOLA sobre el estado de las reformas policiales en Centroamérica identificó serías debilidades institucionales, incluyendo en las áreas de liderazgo, capacitación, mecanismos de control y supervisión, junto con problemas en la investigación criminal e inteligencia. Responder con éxito a los crecientes niveles de delincuencia y violencia no va a ser posible sin la elaboración de estrategias nacionales de seguridad ciudadana integrales, coordinadas y de largo plazo que definan y aborden la gama de desafíos de seguridad que afrontan los países, y que incluyan un énfasis en el fortalecimiento institucional, las reformas policiales y judiciales pendientes, y un equilibrio entre la prevención de la violencia y la aplicación de la ley.

WOLA considera que la asistencia estadounidense bajo la Iniciativa de Seguridad Regional Centroamericana (CARSI, por sus siglas en inglés) debe apoyar y complementar estas estrategias integrales de seguridad ciudadana, en coordinación con los programas de otros donantes bilaterales y multilaterales. La Secretaria Clinton debería dialogar con los mandatarios centroamericanos sobre cómo la asistencia de seguridad estadounidense podría apoyar de mejor manera estas reformas y estrategias de largo plazo necesarias para abordar adecuadamente los desafíos de seguridad que actualmente afronta la región.

2. Cooperación de EE.UU. con el Ejército de Guatemala

El tema: Desde 1990, el Congreso de los Estados Unidos ha puesto restricciones a la asistencia militar para Guatemala debido a los abusos de derechos humanos cometidos por las Fuerzas Armadas guatemaltecas durante el conflicto armado interno y su papel en mantener la impunidad en el país. En 2007, el cabildeo del Gobierno de Guatemala y del Departamento de Defensas Estadounidense logró un levantamiento parcial de la prohibición militar para autorizar la compra de cierto equipo militar para la Armada y la Fuerza Aérea de Guatemala. El presidente Colom solicitó recientemente asistencia militar adicional para la lucha contra el narcotráfico.¹

La visión de WOLA: Las razones para mantener una prohibición parcial todavía permanecen en pie, y por consiguiente, la prohibición no debería levantarse. El apoyo para los esfuerzos anti-narcóticos de Guatemala debería canalizarse a través de la policía y agencias civiles. El Gobierno de Guatemala no ha tomado los debidos pasos para establecer el pleno control civil del Ejército y éste sigue participando en tareas de seguridad pública. A su vez, el Gobierno no ha investigado o sancionado casi ninguna violación de derechos humanos cometida por miembros del Ejército en el pasado o presente. Es más, las Fuerzas Armadas están desafiando una orden de la Corte de Constitucionalidad y un Decreto Presidencial que le requieren entregar los archivos militares de la época del conflicto armado interno.

La cooperación militar de Estados Unidos con Guatemala tampoco debería ser extendida  dada la participación de militares en actos de corrupción y actividades ilícitas.  Diversos informes señalan la existencia de estructuras criminales dentro y fuera del Ejército que han sido capaces de robar armas de las Fueras Armadas para actividades de la delincuencia organizada. Una investigación reciente realizada por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), entidad liderada por la ONU, también reveló la participación de militares en activo y jubilados en el robo de 639 armas del Ejército guatemalteco.²  La Secretaria Clinton no debería acordar expandir la cooperación a las Fuerzas Armadas guatemaltecas hasta que estos asuntos sean debidamente abordados.

3. Ataques contra defensores de derechos humanos

El tema: En 2009, la Unidad de Protección de Defensores y Defensoras de Derechos Humanos de Guatemala registró un número récord de 353 ataques y agresiones contra defensores de derechos humanos, incluyendo 15 casos de asesinato. En un caso reciente, entre Octubre de 2009 y Febrero de 2010, tres miembros de una organización medioambiental (el Frente de Resistencia en Defensa de los Recursos Naturales y Derechos de los Pueblos, FRENA), del departamento de San Marcos, fueron asesinados, sin embargo, a la fecha, no han habido avances
en la investigación de los responsables de estos crímenes. Muy pocos casos de ataques contra defensores de derechos humanos son investigados, lo cual pone a riesgo su capacidad de realizar efectivamente su trabajo.

La visión de WOLA: La Secretaria Clinton debería discutir con el presidente Colom la situación de defensores de los derechos humanos en Guatemala, y alentar a las autoridades a lograr avances contundentes en la investigación y la persecución penal de los responsables de estos ataques.  

4. Crisis en Honduras

El tema: Mientras el Gobierno de los Estados Unidos ha reconocido al Gobierno del recién inaugurado presidente Porfirio Lobo Sosa, la crisis en Honduras esta lejos de terminar. Según grupos de derechos humanos locales e internacionales, desde el Golpe del Estado de junio de 2009, el respeto de los derechos humanos se ha deteriorado, con un marcado aumento en el asesinato, secuestro, y la tortura de personas vinculadas a la oposición del Golpe. El presidente Lobo ha sido reconocido por sus vecinos, pero algunos gobiernos todavía se muestran indecisos sobre la normalización de sus relaciones con Honduras. Honduras continúa suspendida de la Organización de Estados Americanos.

La visión de WOLA: Varias cosas tienen que suceder antes que la comunidad internacional reconozca a Honduras: El Gobierno de Honduras tiene que tomar pasos claros y contundentes para prevenir más violaciones de derechos humanos; se debe establecer una Comisión de la Verdad, adecuadamente financiada, para investigar los eventos del 28 de junio y las violaciones de derechos humanos, sometiendo a los perpetradores de estos hechos a la justicia; y el Gobierno debe lanzar un proceso de diálogo nacional completamente participativo y descentralizado para abordar los problemas endémicos de pobreza, inequidad, corrupción e impunidad que están al fondo de la actual crisis política.

La Secretaria Clinton debería comunicarle claramente al presidente Lobo que la plena restauración de la asistencia estadounidense a Honduras requerirá del cese inmediato de las violaciones de derechos humanos y el establecimiento de una Comisión de la Verdad funcional.  Estos son los pasos necesarios para dar inicio a un proceso de reconciliación nacional en Honduras.

Para más información, por favor contactar a:
Adriana Beltrán, Titular del Programa sobre Seguridad Ciudadana, [email protected]
Vicki Gass, Titular del Programa sobre Honduras, [email protected]
Tel: 202-797-2171

 


1. Pérez, Mynor Enrique, "Colom pide ayuda military a EE.UU.", Siglo XXI, 19 de febrero de 2010.

2. Orantes, Corelia, "Estructura criminal roba armas del Ejército," Prensa Libre, 5 de febrero de 2010.