29 Oct 2010 | Noticias

Todos Mirando a California: La Propuesta 19 y el creciente debate sobre la marihuana

Los votantes registrados en California serán quienes decidan el próximo martes sobre la legalización de la marihuana en la ley estatal. Pero la propuesta en cuestión – Propuesta 19 – ha hecho trascender el debate más allá de las fronteras de California. El destino de la Propuesta 19 está siendo observado con mucha atención, especialmente en América Latina, y por buena razón. La proximidad a los Estados Unidos – aun el mercado mundial principal de las drogas ilícitas – ha ayudado a estimular una robusta producción ilegal de drogas y sus redes de distribución en la región. Y los esfuerzos militarizados apoyados por los Estados Unidos para la supresión de la industria de las drogas, junto con leyes duras para castigar a los consumidores de drogas, han hecho que la "guerra contra las drogas" sea más que una metáfora en muchos países latinoamericanos. Tan sólo en México, más de 30,000 personas han muerto debido a la violencia relacionada con las drogas desde el 2006.

marijuana leafPor un lado, el posible impacto de la aprobación de la Prop 19, será menor a lo que muchos han asumido. Por ejemplo, un reciente estudio de la Corporación RAND desmintió la frecuentemente usada cifra que dice que las ventas de la marihuana suman el 60 por ciento del los ingresos de los carteles mexicanos de las drogas, concluyendo que sólo la legalización de la marihuana en California no reducirá dramáticamente los ingresos que disfrutan los traficantes mexicanos, quienes todavía disfrutarían de los ingresos generados por la venta ilegal de drogas como la cocaína, heroína y metanfetamina. Por lo tanto, si California legaliza o no la marihuana, México todavía tendrá que lidiar con grupos del crimen organizado y todavía tendrá que hacer grandes esfuerzos para combatir la corrupción y fortalecer sus instituciones policiales y de justicia.

Aunado a esto, no queda claro cómo los posibles cambios provistos en la Prop 19 se manifestarían si ésta se convierte en ley, en gran medida porque la ley federal de los Estados Unidos todavía prohíbe la marihuana. La administración del Presidente Barack Obama ha anunciado su oposición a la Prop 19, y es probable que las provisiones en la propuesta sobre comercialización sean bloqueadas por la oposición federal.

Por otra parte, la sola presencia de la Prop 19 en las urnas de California – el estado más poblado de los Estados Unidos, compuesto de 23 millones de votantes – resuena en América Latina a un nivel simbólico y político, subrayando la creencia de que el sistema mundial de control de drogas, establecido hace casi 50 años, no ha logrado o simplemente no está dispuesto a acomodar las circunstancias y actitudes cambiantes.

doonesbury 2
DOONESBURY
, Garry Trudeau, 28 de octubre de 2010, publicado en Slate.

Al expresar sus preocupaciones sobre la aprobación de la Prop 19, el nuevo presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, sostuvo: "Si todo lo que estamos haciendo es enviar a nuestros conciudadanos a prisión mientras en otras latitudes se legaliza el mercado, entonces debemos preguntarnos: ¿no es hora de revisar la estrategia global frente a las drogas?"

Ciertamente, la pregunta del presidente Santos viene de una premisa exagerada. Los californianos están considerando la legalización de marihuana,  no la legalización generalizada de todas las drogas ilícitas – la legalización de la cocaína o la heroína no está en la boleta. También no queda claro si el presidente Santos está tratando de movilizar a las tropas en defensa del status quo de la guerra contra las drogas, o en vez, está tratando, cautelosamente, de canalizar la atención de la Prop 19 hacia una seria reconsideración de las políticas de drogas en el hemisferio. De igual manera, su pregunta es importante, y subraya el tema principal de la política hacia la marihuana: ¿La prohibición es la mejor manera de minimizar los daños causados por el consumo de marihuana?

hand 2Para ser claros, la pregunta política no es simplemente si el uso de marihuana puede ser dañino; obviamente lo es, aunque en términos comparativos con otras drogas ilícitas o con el alcohol y el tabaco, el impacto en la salud pública causado por el consumo de marihuana parece ser modesto. La pregunta es si existen alternativas que pueden minimizar los daños causados por el consumo de marihuana pero evitar el exorbitante costo social que ha resultado de la aplicación de la prohibición de esta droga, incluyendo el sufrimiento causado por el arresto y encarcelación, la aplicación desproporcionada de la ley hacia las minorías y grupos desfavorecidos, el control criminal de la producción y comercialización de esta substancia ampliamente utilizada, e ingresos ilegales que aumentan el poder del crimen organizado. En el caso de la marihuana, el costo de la prohibición evidentemente, y cada vez más, supera los beneficios.

La pregunta de Santos – y la atención de América Latina en la Prop 19 – es especialmente relevante debido al importante rol que ha jugado Estados Unidos en establecer y hacer cumplir la prohibición de la marihuana a nivel global. El gobierno de los Estados Unidos fue el arquitecto principal y ha sido uno de los principales promotores del régimen global de la prohibición de marihuana, contenido en tres convenciones de la Naciones Unidas, empezando por la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes. Este régimen incluye a la marihuana explícitamente entre las sustancias que son objeto de la prohibición más estricta.

Debido al influyente rol de los Estados Unidos en crear y hacer cumplir el régimen de prohibición de marihuana, es razonable creer que las actitudes cada vez más liberales de los votantes estadounidenses sobre la política hacia la marihuana, eventualmente tendrán un impacto en el régimen global. Por supuesto esto no ocurrirá de un día a otro, incluso si los californianos deciden legalizar la marihuana.

Pero el voto en California aun así es importante. Es claro desde hace muchos años que Washington no va a liderar reformas a las políticas de droga. Más allá de lo que los funcionarios electos en Washington piensen en privado sobre las virtudes la prohibición de la marihuana, las reformas siempre ha sido vistas como un paso de alto riesgo y poca remuneración política. Los gobiernos locales y estatales – los "laboratorios de la democracia" del sistema federal de los Estados Unidos – han sido los principales espacios de innovación. Las ideas que son consideradas muy atrevidas para Washington pueden comenzar en una menor escala, y ser adoptadas por otros estados, quizás eventualmente ser reflejadas en la política nacional. Naturalmente no todos los experimentos políticos tendrán éxito, pero se puede aprender de los errores y fracasos, al igual que de los éxitos.  

Así que cualquier cosa que decidan los californianos el 2 de noviembre, el hecho de que, literalmente, millones de votantes considerarán un enfoque hacia la marihuana que es bastante diferente a la prohibición, está dando vigor al debate sobre las políticas de drogas, poniendo en el centro preguntas básicas sobre la sustentabilidad del marco de la prohibición de la marihuana, por mucho, la droga ilegal más usada y fácilmente producida en el mundo. Parece que el debate sobre las alternativas a la prohibición de la marihuana crecerá en vez de achicarse en los años que vienen.


Sobre el autor: John Walsh coordina el programa de WOLA sobre políticas de droga, integrando investigación y cabildeo a favor de políticas de droga más humanas y efectivas en el continente. El Sr. Walsh es respetado por su combinación de producir un análisis meticuloso y un cabildeo efectivo. El Sr. Walsh ha ayudado a WOLA a convertirse en una voz clave en el creciente movimiento por lograr la inclusión de temas de derechos humanos y reducción de daños en las políticas de drogas.

También sugerimos ver:

El Desarrollo Primero:  Un Enfoque Más Humano y Prometedor para la Reducción de Cultivos para Mercados Ilícitos (con Coletta Youngers, 2010)

Assessing U.S. Drug Policy in the AmericasTime to Revisit Goals and Strategies (Testimonio ante la Cámara de Representantes de EE.UU., 2009)

Drug DecriminalizationA Trend Takes Shape (con Coletta Youngers, 2009)

Lowering Expectations: Supply Control and the Resilient Cocaine Market (2009)

Contacto para la prensa:

John Walsh, Coordinador del programa de políticas de droga en WOLA
[email protected]; (202) 797-2171; (617) 584-1713

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos promueve los derechos humanos, la democracia y la justicia social en América Latina y el Caribe.

Para descargar el informe, haga clic aquí.