3 Nov 2010 | Noticias

Promoviendo los derechos humanos, la democracia y la justicia social en América Latina

El compromiso de WOLA con la promoción de los derechos humanos, la democracia y la justicia social es tan fuerte hoy como lo era cuando la organización fue fundada. Sin embargo los desafíos han cambiado y nuestro trabajo debe cambiar para afrontar esos desafíos.

Una campaña de Internet criticando el trabajo de WOLA ha empezado de nuevo. En esta era digital, este tipo de críticas, aunque infundadas, pueden adquirir una vida propia. Nosotros en WOLA nos sentimos orgullosos del trabajo que hacemos y tomamos en serio ataques a nuestra reputación e independencia.

El compromiso de WOLA con la promoción de los derechos humanos, la democracia y la justicia social es tan fuerte hoy como lo era cuando la organización fue fundada. Sin embargo los desafíos han cambiado y nuestro trabajo debe cambiar para afrontar esos desafíos.

WOLA cree en la independencia, el acercamiento y el diálogo como parte del proceso para lograr cambios contundentes; proceso que claramente debe ir acompañado de la investigación, el análisis, la crítica, la formulación de propuestas de políticas públicas concretas, los aportes de organizaciones de la región, y el activismo. Esto no es nuevo. Dialogamos con individuos con quienes no necesariamente estamos de acuerdo, y que en general, no lo están. Acercamiento no equivale a aprobación o respaldo.

Consideremos nuestros esfuerzos por cambiar la política estadounidense hacia Cuba. Hemos realizado una ardua labor por involucrar a una amplia variedad de actores de la sociedad civil, el sector privado y de la política que quieren cambios en la política de los Estados Unidos por diferentes razones. Consideramos que es importante crear una coalición tan extensa como sea posible para lograr el cambio en las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos que debería haberse adoptado mucho antes.  El trabajo colectivo hace a nuestra voz mucho más fuerte y efectiva. Ello, sin embargo, no implica que comprometamos nuestra independencia.

A su vez, también creemos que los cambios ocurren cuando los gestores de políticas públicas comienzan a comprender la situación en el terreno. Hacemos este tipo de trabajo literalmente todos los días, apoyando a organizaciones locales a lo largo de la región y abriendo espacios para que sus voces sean escuchadas en las esferas políticas y por los medios de comunicación.

La semana pasada, por ejemplo, brindamos acompañamiento a AFRODES, una de las organizaciones colombianas con las que trabajamos estrechamente por la defensa de los derechos de los afro-colombianos. Junto con AFRODES y otras organizaciones, a raíz de nuestro trabajo sobre derechos humanos y sobre las comunidades de desplazados en Colombia, hemos recibido tres amenazas de muerte en los últimos seis meses.  Por otra parte, la semana pasada también acompañamos a organizaciones de México, Guatemala, Nicaragua y El Salvador.

También dialogamos con gobiernos, o representantes de gobierno, que consideramos pueden influir para generar cambios relevantes.  Desde hace tres años hemos venido auspiciando diálogos informales intergubernamentales sobre las políticas antinarcóticos en Latinoamérica. Estos diálogos brindan un espacio donde funcionarios de alto rango latinoamericanos y analistas independientes buscan conjuntamente negociar alternativas a políticas antinarcóticos punitivas y  fallidas.

También conversamos con el Congreso y el Departamento de Estado; mas nuestras críticas a las políticas estadounidenses son fuertes y claras. Algunos ejemplos de ello son: nuestra oposición a los recientes procesos de certificación en materia de derechos humanos sobre la asistencia a México y Colombia; nuestro compromiso con reformar la política antinarcóticos estadounidense; nuestra sólida oposición al golpe en Honduras, y nuestro esfuerzo por disuadir al gobierno estadounidense de promover el uso de fuerzas militares en tareas de seguridad pública (la próxima semana estaremos publicando un informe sobre este tema).

WOLA también dialoga con militares. Personal de WOLA estará asistiendo, junto con colegas de otras ONG y expertos de la región, a la reunión de Ministros de Defensa del hemisferio a realizarse a fines de este mes. Estamos apoyando la creación de mecanismos de transparencia en la adquisición de armamentos, el gasto y los presupuestos de Defensa.  Una nueva forma de transparencia que contribuye a reducir los potenciales conflictos a futuro. Este tipo de iniciativas probablemente no cobrarían fruto sin la presión de organizaciones como WOLA.

Todos reconocen que la violencia es uno de los problemas más graves hoy en América Latina, y que prevenir la violencia es un bien público.  Por ello, además de buscar trabajar con  gobiernos y organizaciones comunitarias locales, WOLA buscará dialogar con representantes del sector privado. Si verdaderamente queremos lograr un cambio contundente, debemos incluir en el proceso a la mayor cantidad de actores como sea posible.

El acercamiento, junto con una independencia política y analítica inquebrantable, es una pieza central de los valores y la eficacia de WOLA.  Ninguna contribución de un donante, ni invitado a nuestra Gala, ni amenaza de un grupo paramilitar, ni una crítica infundada distribuida por la Internet van a desvirtuar nuestra dedicación y compromiso a la justicia social.  Buscamos ser lo suficientemente relevantes para participar y poder influir en los espacios donde decisiones críticas son adoptadas, sin jamás abandonar quien somos o lo que creemos.  Consideramos que este es el espacio donde tenemos que estar.

Joy Olson, Directora Ejecutiva