28 Jan 2011 | Noticias

Estados Unidos todavía puede corregir su posición sobre la propuesta de Bolivia a la ONU sobre el masticado de hoja de coca

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), la Red Andina de Información (AIN) y más de 200 otras organizaciones e individuos preocupados enviaron ayer una carta a la Secretaria de Estado de los EE.UU., Hillary Clinton, pidiendo que la administración de Obama retire de inmediato su objeción contra la propuesta de Bolivia de enmendar la Convención Única de 1961 sobre Estupefacientes.
 
Si fuera aprobada, la propuesta de Bolivia eliminaría el requisito establecido en la Convención Única que les exige a los países andinos prohibirles a sus ciudadanos masticar la hoja de coca. La masticación de la hoja de coca es fundamental para la identidad cultural de millones de integrantes de pueblos indígenas y otros ciudadanos sudamericanos; lo ha sido durante muchos siglos.
 
La enmienda de Bolivia sería aprobada automáticamente el próximo lunes, 31 de enero, si ningún gobierno objetara a las Naciones Unidas.  Desafortunadamente, la semana pasada la administración de Obama envió una objeción formal a la propuesta boliviana.
 
Paradójicamente, el gobierno estadounidense reconoce públicamente – en las propias palabras de un comunicado enviado anteayer por la embajada de los EE.UU. en La Paz – que “el masticado de coca es una costumbre tradicional para la cultura boliviana”, sin embargo, se opone a la enmienda propuesta por Bolivia “en base a la importancia de mantener la integridad de la Convención de 1961”.
 
La prohibición de 1961 del masticado de la hoja de coca se basó en un reporte de 1950 que ha sido ampliamente desacreditado por estudios científicos. Estudios muestran que el consumo de la hoja de coca en su estado natural es una práctica benigna con beneficios médicos, nutricionales y sociales.  “Si la administración de Obama está genuinamente interesada en la ‘integridad’ de la Convención de 1961, retirará inmediatamente su objeción invalida a la enmienda propuesta por Bolivia”, afirma la directora de AIN, Kathryn Ledebur.
 
Al hacer uso de su considerable influencia para mantener esta prohibición, la administración de Obama estaría perpetuando el rechazo histórico al derecho de los pueblos indígenas para ejercer su herencia cultural. Esa postura iría fuertemente en contra del anuncio del Presidente Obama el pasado diciembre expresando el apoyo de los EE.UU. a la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. La Declaración establece que: "Los pueblos indígenas tienen derecho a mantener, controlar, proteger y desarrollar su patrimonio cultural, sus conocimientos tradicionales sus expresiones culturales tradicionales…"
 
La oposición de Estados Unidos a la enmienda de Bolivia también ubica a la administración de Obama en una postura desfasada con los países latinoamericanos. “La administración de Obama todavía podría corregir este error antes de que sea demasiado tarde”, dijo John Walsh, coordinador de programa de políticas de drogas en WOLA. “La eliminación de la oposición a la propuesta boliviana sería bienvenida en la región como una señal concreta del apoyo de Estados Unidos por los derechos indígenas, y la disposición a trabajar con las naciones andinas de forma colaborativa y equitativa en temas de políticas de control de drogas”.

Contacto:
 
Red Andina de Información (AIN)
Kathryn Ledebur
Directora
[email protected]
591-4-448-6137
 

Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA)
Kristel Mucino
Coordinadora de comunicación
[email protected]
617-589-1713