22 Feb 2012 | Noticias

La administración de Obama empuja en contra de la demanda sobre la intervención electrónica sin orden judicial

Washington, D.C.—En la tarde del viernes pasado el gobierno de Obama decidió proceder con su intento de anular el fallo de una corte de menor rango, al solicitar a la Corte Suprema que dicte una sentencia sobre si una coalición de grupos que incluye WOLA tienen el derecho o no de impugnar el monitoreo, sin orden judicial, de correos electrónico y llamadas internacionales.   

La ley FAA (FISA Amendments Act en inglés), que permite al gobierno federal monitorear llamadas telefónicas y correos electrónicos internacionales sin una orden judicial, fue aprobada en el 2008 e impugnada poco después. El caso contra la FAA argumenta que el monitoreo sin orden judicial viola los derechos civiles fundamentales porque le da al ejecutivo el poder absoluto de monitorear en secreto las comunicaciones internacionales de los ciudadanos estadounidenses.

“Cuando personas en América Latina hablan por teléfono con WOLA, necesitan tener la seguridad de que están hablando con nosotros y no con el gobierno de Estados Unidos. El hecho de que nuestras conversaciones puedan ser monitoreadas puede impactar la disposición de nuestros colegas de hablar libremente con nosotros”, dijo Joy Olson, directora ejecutiva de WOLA.
 
Poco después de que se aprobó la ley en el 2008, la organización American Civil Liberties Union (ACLU) la impugnó en nombre de una coalición de organizaciones laborales, medios de comunicación y organizaciones de derechos humanos, incluyendo a WOLA. El Departamento de Justicia ha defendido la ley argumentando que estos grupos ni siquiera tienen el derecho de interponer una demanda sin antes haber evidenciado que han sido monitoreados por el programa. Sin embargo, la ley es tan poco transparente, que el gobierno se niega a proporcionar tal información. En marzo de 2011, un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones para el Segundo Circuito en los EE.UU. falló que los grupos sí tienen el derecho a impugnar la constitucionalidad de la ley, y en septiembre, el Segundo Circuito rechazó una solicitud del gobierno de Obama pidiendo que ese fallo fuera reconsiderado. El viernes, 17 de febrero de este año, el gobierno de Obama pidió que la Corte Suprema revisara el fallo de la Corte de Apelaciones, en un intento por mantener la ley intacta y sin supervisión.
 
“El tema que se presentará ante la Suprema Corte solamente tiene que ver con si tenemos o no el derecho de defender, ante una corte de menor rango, nuestro caso sobre si el monitoreo de comunicaciones sin orden judicial viola nuestros derechos”, dijo Olson. “Somos parte de esta querella porque no podemos dejar que el miedo y la falta de transparencia se impongan sobre nuestros derechos o nos impidan hacer nuestro trabajo”.
 
Para obtener más información sobre la demanda contra la ley: http://www.aclu.org/national-security/amnesty-et-al-v-clapper (enlace en ingles).

Para más información sobre la solicitud de información de la ACLU sobre la FAA:
http://www.aclu.org/national-security/fisa-amendments-act-foia-request (enlace en ingles).