22 Aug 2012 | Noticias

Trabajadores en Huelga de Hambre Exigen Reunión con GM

Washington, D.C.—La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos(WOLA, por sus siglas en inglés) y otros activistas criticaron a oficiales de General Motors (GM) que están en Colombia para aprender más de una disputa laboral por no reunirse con trabajadores en huelga de hambre para conseguir compensación por heridos recibidos en el acto de trabajar.

En protesta de ser despedidos por estos heridos, 13 ex-empleos de una planta de General Motors en Bogotá, Colombia, han estado en huelga de hambre frente la Embajada de los Estados Unidos por más de 20 días. Exigen que el subsidiario de GM—Colmotores—les reincorpore y les recompense. Una delegación de alta nivel está en Colombia, pero no se ha reunido con los trabajadores.

 “GM no puede permitir que su subsidiario ignore este tema”, señaló Gimena Sánchez-Garzoli, Coordinadora Principal para el Programa de los Andes de WOLA. “Es la responsabilidad de GM reunirse con los trabajadores para llegar a un acuerdo apropiado en respecto a sus demandas”.

Mientras GM niega negociar, se ha apagado la electricidad a su campamento, supuestamente en respuesta a una queja de la embajada estadounidense, así dejando a los trabajadores, unos que son diabéticos, sin refrigeración para sus medicinas.

Estos hechos toman lugar dentro de un contexto más amplio. Hace más de un año, el Presidente Barack Obama presentó un Plan de Acción Laboral entre los EE.UU y Colombia. El plan tenía como meta facilitar la aprobación del Tratado de Libre Comercio (TLC) a través de responder a las altas tasas de violencia laboral en Colombia. A pesar de unos  pasos hacia adelante, la violencia contra sindicalistas ha continuado, e incluso quejas relativamente sencillas que involucran a grupos pequeños de trabajadores confrontan fuerte resistencia de empleadores.  WOLA insta que los Estados Unidos y Colombia tomen medidas más fuertes para implementar el Plan de Acción Laboral.

 “Los Estados Unidos, como socio comercial de Colombia, tiene que resaltar que el gobierno colombiano y las empresas colombianas  tienen el deber de respetar las derechos y vidas de sindicalistas”, dijo Sánchez-Garzoli. “Los Estados Unidos y Colombia prometieron a los trabajadores colombianos que el Plan de Acción Laboral llevaría a cabo cambios significativos. La manera cruel en que un subsidiario de una empresa norteamericana trató a estos trabajadores, y el fracaso de hacer respetar estándares internacionales laborales, demuestran que los derechos laborales siguen siendo violados después de la aprobación de este TLC”.

En abril, el Presidente Obama anunció en la Cumbre de las Américas en Cartagena que el TLC EE.UU-Colombia seguiría adelante dado que, en su determinación, Colombia había cumplido con los aspectos claves del Plan de Acción Laboral. Desde la Cumbre, los asesinatos y las amenazas de muerte en contra de las sindicalistas en las áreas prioritarias del Plan de Acción Laboral han crecido. Un ejemplo fue el asesinato de Daniel Aguirre, quien abogaba por contratos sin intermediarios para los azucareros. En una visita reciente a Colombia,  WOLA encontró que trabajadores en los sectores de aceite de palma, azúcar y portuario están despedidos, amenazados y maltratados con alta frecuencia simplemente por tratar de afiliarse a un sindicato.

WOLA apoya a los trabajadores en huelga de hambre en exigir que los gobiernos de Colombia y los Estados Unidos actúen sin alguna demora en hacer que GM acceda a sus demandas. “Los gobiernos también tienen que movilizar inmediatamente a proteger a los sindicalistas y combatir la impunidad en las matanzas contra sindicalistas”, dijo Sánchez-Garzoli. “Los Estados Unidos tiene que presionar a Colombia a implementar reformas laborales reales en los sectores azúcares, portuarios, mineros, flores  y aceite de palma”.

El martes 21 de agosto, unos activistas y grupos estadounidenses juntaron un ayuno en solidaridad con los trabajadores colombianos.
 

Contactar:
Gimena Sanchez-Garzoli
202-797-2171
[email protected]

Foto de Witness for Peace