30 Apr 2013 | Noticias

Preguntas y respuestas de WOLA sobre la visita del Presidente Obama a México

Este martes 2 de mayo, el Presidente Obama viajará a la Ciudad de México para reunirse con el Presidente mexicano Enrique Peña Nieto. La visita ha estado enmarcada como un cambio de la agenda de seguridad que dominó la relación de Estados Unidos y México durante el gobierno de ex Presidente mexicano Felipe Calderón para enfocarse principalmente en las oportunidades económicas y el crecimiento.

Es importante reconocer la vasta gama de temas que incluye la relación de Estados Unidos y México. Sin embargo, la narrativa de que México ha realizado una transformación significativa desde que el Presidente Enrique Peña Nieto asumió el cargo hace cinco meses, no refleja necesariamente la realidad.

La experta de México de WOLA, Maureen Meyer, responde a las preguntas claves sobre lo que está cambiando y lo que ha permanecido igual en México.

¿Está mejorando la situación de seguridad?

A principios de abril, el Secretario de Gobernación de México, Miguel Osorio Chong, anunció que los homicidios supuestamente vinculados con el crimen organizado habían disminuido un 17 por ciento entre diciembre de 2012 y marzo de 2013. La declaración del gobierno mexicano de menos muertes violentas en México debe ser tomado con reservas. Una comparación de las estadísticas de homicidios del último trimestre de 2012 y el primero de 2013 por parte del Instituto Mexicano para la Competitividad, IMCO, muestra que los homicidios disminuyeron por tan sólo un 0.6 por ciento durante ese mismo período. De igual forma, mientras algunos estados —como Chihuahua— han visto una disminución significativa de los homicidios, la violencia ha aumentado en otras partes del país, como en el estado central de San Luis Potosí, donde se vió un 70 por ciento de aumento en los homicidios en comparación con el primer trimestre de 2012. El estado de Guerrero continúa teniendo el mayor índice de homicidios en México, con 491 homicidios en los primeros tres meses del año, seguido por el estado de origen del Presidente Peña, el Estado de México, con 385 homicidios.

Antonio Luigi Mazzitelli, jefe de la oficina contra la droga y el delito de la ONU para Centroamérica, México y el Caribe,declaró recientemente que el crimen organizado había ido más allá del narcotráfico hacia la explotación mafiosa del territorio. En la misma entrevista, Mazzitelli admitió que debido a los asuntos de seguridad, su equipo no viaja al estado mexicano fronterizo de Tamaulipas.

¿Qué está sucediendo con la cooperación de seguridad de Estados Unidos?

El gobierno mexicano ha declarado su intención de cambiar el foco de la cooperación de seguridad de Estados Unidos a través de la Iniciativa Mérida, poniendo un mayor énfasis en la prevención de la violencia y el respaldo continuo a las reformas judiciales de México.

El poner un menor énfasis en la ayuda tradicional de seguridad y más en la ayuda “suave” de seguridad (como el financiamiento para la prevención y los esfuerzos de reformas judiciales) sería una contribución valiosa para los esfuerzos de México de tratar la violencia. Pero el interrogante de la reunión de Obama y Peña es qué tipo de ayuda de seguridad quiere México de Estados Unidos y qué significará un cambio en la estrategia para el financiamiento Mérida ya en línea.

¿Continuará el gobierno de Peña con los programas implementados durante el gobierno de Calderón o comenzará algo nuevo?

El gobierno mexicano también ha dejado en claro que toda la ayuda y contacto de Estados Unidos con el gobierno mexicano en las agencias de aplicación de la ley serán canalizados a través de la Secretaría de Gobernación (SEGOB) más que a través de diversas agencias. Este modelo de “única ventana” refleja la concentración de poder en la SEGOB que hemos visto desde el inicio del gobierno de Peña, incluyendo la eliminación de la Secretaría de Seguridad Pública y la colocación de todas las responsabilidaes de seguridad pública y de la policía federal en esta secretaría.

¿Es la economía de México un éxito?

Muchos analistas están elogiando el crecimiento económico constante de México y afirman que el país se convertirá en una potencia económica dominante en el siglo XXI. Es cierto que los logros económicos han sido realizados y que algunas partes de México parecen estar floreciendo. Sin embargo, muchos de los signos de la recuperación económica de México se deben en gran medida al regreso de las maquiladoras que estaban en China. Debido al estancamiento salarial de México, los salarios por hora en el país (actualmente de 60 centavos) están casi 20 por ciento por debajo de los de China. El estancamiento salarial puede ser bueno para los inversionistas, pero ha sido devastador para los trabajadores. El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) reporta que el precio de la canasta básica de alimentos aumento un 65 por ciento de 2006 a 2012. Las cifras del CONEVAL también muestran que más de 12 millones de personas ingresaron en la pobreza en México entre 2006 y 2010. Actualmente, más del 51 por ciento de la población vive por debajo de la línea de pobreza.

La conclusión: la misma situación y nueva narrativa

En realidad, las condiciones en México han cambiado muy poco desde que Enrique Peña Nieto asumió la presidencia mexicana, pero el cambio en el discurso oficial de la seguridad hacia la economía, la creación de empleos y una agenda amplia de reformas, ha sido dramático. Es un cambio que ahora está siendo reflejando en el marco de la visita del Presidente Obama a México. Pero los mexicanos inocentes continúan siendo las víctimas de la violencia relacionada con el crimen organizado, la gente aún continúa desapareciendo, los periodistas continúan siendo asesinados y amenazados, persisten las violaciones a los derechos humanos por las fuerzas mexicanas de seguridad y la corrupción e infiltración de los funcionarios estatales aún están esparcidas. A pesar de que existen muchos asuntos que hacen que nuestros países se unan, la reducción de la violencia, la corrupción y las violaciones a los derechos humanos deberán continuar formando una parte esencial de la agenda bilateral.

Recursos adicionales de la visita del Presidente Obama incluyen:

 

Contacto:
Kristel Mucino
Directora de Comunicaciones
(202) 797-2171