31 Aug 2013 | Noticias

Declaración de WOLA sobre las nuevas órdenes ejecutivas del presidente Obama para prevenir la violencia con armas

El jueves 29 de agosto, la Casa Blanca anunció dos nuevas órdenes ejecutivas para prevenir la violencia con armas. Las nuevas órdenes prohiben la importación de las armas de excedente militar, como el rifle de asalto M-1, que habían sido vendidos previamente a los gobiernos extranjeros. También cierren una laguna reglamentaria en el sistema de verificación de antecedentes con fin de mantener algunas de las armas más peligrosas fuera de las manos de los criminales.

Después de la vergonzosa incapacidad del Congreso para aprobar las reformas que se debatieron en la primavera, que fueron abrumadoramente populares y de sentido común, la Casa Blanca ha decidido tomar nuevas medidas por su cuenta. Estas órdenes ejecutivas ayudarán asegurar que las armas peligrosas no caen en las manos equivocadas.

Acciones ejecutivas adicionales para prevenir la violencia con armas —tanto aquí como en México— incluirían hacer cumplir plenamente la prohibición de importar armas de asalto. Este es un paso adicional que el gobierno de Obama podría tomar sin la aprobación del Congreso. La prohibición fue declarada inicialmente por el presidente George H.W. Bush en 1989 y fue fortalecida por el presidente Bill Clinton en 1998. Sin embargo, los importadores y los fabricantes de armas han encontrado una variedad de maniobras para evitar la prohibición. Se han conseguido que muchos rifles de asalto sean exentos de la prohibición por medio de clasificación como “para propósitos deportivos”, y han importado las armas en trozos o hecho ligeras modificaciones de diseño con el fin de eludir las restricciones.

Como resultado, muchas armas peligrosas, como los rifles WASR-10, que son fabricados en Rumania, se importan en cantidades masivas a pesar de la existencia de la prohibición. Estas armas han sido implicadas en tiroteos masivos en Estados Unidos. Ellos también están jugando un papel cada vez más importante en armar a los cárteles mexicanos. En los últimos años, los cárteles han llegado a ser muy dependiente de las armas de fuego importadas, que son menos costosas y más fáciles de convertirse en fuego plenamente automático.

El gobierno de Obama tiene el poder de prevenir que los importadores y fabricantes de armas eviten la prohibición de importar armas de asalto, y pueden emitir una nueva resolución que cierra las muchas lagunas en la reglamentación. WOLA recomienda que el gobierno considere accionar de manera inmediata al respecto.