16 Apr 2015 | Noticias

Gobierno de Estados Unidos no ha logrado detener flujo de armas ilegales

Comunicado de prensa

Washington, D.C.—La Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) ha publicado nuevos datos sobre el tráfico de armas a México. Los datos, que abarcan el año 2014, muestran claramente que los Estados Unidos es la principal fuente de armas de fuego ilegales en México. De las 15.397 armas de fuego incautadas por las autoridades mexicanas y presentadas a la ATF para rastrear en 2014, 11.061 (71,9 por ciento) tenían origen estadounidense. Esto significa que las armas de fuego fueron compradas o adquiridas de una u otra manera en los Estados Unidos.

"Los datos demuestran que el gobierno de los Estados Unidos no ha hecho ningún avance medible en detener el flujo ilegal de armas a través de su frontera sur", dijo Clay Boggs, Oficial de Programas para el Programa de México en WOLA. "Estas armas de fuego están alimentando la violencia en México y en otros países también."

Mientras que el debate sobre el tráfico de armas de fuego ilegales se ha centrado en el tema de tráfico ilegal a México, la ATF también ha dado a conocer datos de rastreo de armas de fuego para varios países del Caribe y Centroamérica. El número de armas de fuego sometidas a rastreo en estos países es significativamente menor que en México, y el porcentaje de las armas de fuego que son de origen estadounidense varía considerablemente de un país a otro, pero los números todavía son sorpresivamente altos. 
 
En las Bahamas, el 97,9 por ciento de las armas de fuego incautadas por las autoridades y presentadas a la ATF para rastrear provienen de los Estados Unidos, mientras que en la República Dominicana, sólo el 40,3 por ciento son de origen estadounidense. Al agregar y promediar los datos, del Caribe, las armas de fuego de origen estadounidense representan el 60 por ciento del total regional, entre tanto que el número es del 40 por ciento para Centroamérica.

El tráfico ilegal de armas es un grave problema internacional. Muchas de las reformas más significativas y necesarias para que el gobierno de Estados Unidos aborde este problema, incluyendo la verificación universal de antecedentes para compradores de armas, una nueva prohibición de armas de asalto y una ley federal sobre tráfico de armas, requieren la acción del Congreso, pero el Congreso no ha actuado. Algunos gobiernos estatales han tomado el asunto por sus propias manos, aprobando reformas importantes para evitar que las armas caigan en las manos equivocadas.

Sin embargo, Boggs argumentó que "el gobierno de Obama también debe hacer todo lo posible para detener el flujo mortal de armas a través de nuestra frontera sur", estas acciones incluyen la expansión del requisito de notificación de ventas de armas largas, actualmente en vigor solamente para los estados fronterizos, y la plena aplicación de la prohibición de importar los rifles de asalto.

###

 
Contacto:
Clay Boggs
Oficial de Programas
WOLA
[email protected]
+1 (828) 779-9400