11 Mar 2016 | Noticias

El Jurado Nacional de Elecciones del Perú debe garantizar elecciones abiertas y democráticas

Pronunciamiento de WOLA

El 9 de marzo, a tan sólo un mes de las elecciones peruanas presidenciales del 10 de abril, el candidato Julio Guzmán fue excluido por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) por supuestamente violar un detalle técnico-administrativo relacionado con el registro de su partido político. La decisión del JNE para excluir a Guzmán de la elección es una pena desproporcionada para la infracción en cuestión. Una exclusión por estas razones es una afrenta a la democracia y al estado de derecho, y debería ser revisada y anulada sin demora.
 
Las democracias se basan en elecciones libres, justas y abiertas. El fallo del JNE —de no ser anulado— amenaza la legitimidad de las elecciones, así como la legitimidad de quien pueda ser elegido. Excluir al candidato por un asunto administrativo no sólo priva a la persona de su derecho a presentarse a un cargo público, sino también priva a las personas de su derecho soberano a elegir a sus líderes. La eliminación de una de esas opciones es un golpe al corazón del ejercicio de la soberanía de los votantes.
 
La decisión del JNE del 9 de marzo es especialmente alarmante, dada la proximidad de las elecciones, los recientes avances de Guzmán en las encuestas y la historia de corrupción y el abuso en las elecciones peruanas. Teniendo en cuenta estas preocupaciones, sería importante que otras decisiones del JNE, incluyendo la decisión acerca del candidato presidencial César Acuña, sean revisadas.
 
Julio Guzmán ha presentado una solicitud de revisión. Dadas las altas consecuencias de este fallo y el corto período de tiempo antes de las elecciones del 10 de abril, WOLA insta al JNE a revisar el caso de una manera rápida, imparcial y exhaustiva. Creemos que el resultado debe terminar en la revocación de la anterior decisión, permitiendo que proceda la candidatura de Guzmán para que el mismo pueblo peruano decida si debe ser el próximo presidente del Perú. Impedir a los peruanos ejercer este derecho democrático fundamental sobre la base de una cuestión administrativa socavaría la legitimidad de la elección y representaría un serio golpe a la democracia peruana y al estado de derecho.
 
En caso de que el JNE no actúe con la imparcialidad y la responsabilidad que la situación requiere, instamos a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) revise rápidamente el caso, emita recomendaciones, y, si son apropiadas, medidas cautelares.
 
Por último, destacamos la importancia de la misión de observación electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que debería contar con plena independencia para observar las elecciones y así garantizar su credibilidad.

 
Contacto:
 
Jo-Marie Burt
Asesora Principal, WOLA
+1 (703) 946-9714
[email protected]