16 Nov 2017 | Pronunciamiento de WOLA

Corte Interamericana de Derechos Humanos sostendrá audiencia sobre caso de tortura sexual por parte de las fuerzas policiales mientras Enrique Peña Nieto era gobernador del Estado de México

El resultado será jurídicamente vinculante

Washington, DC—Hoy y mañana, la Corte Interamericana de Derechos Humanos en San José, Costa Rica escuchará el caso Mariana Selvas Gómez y otras vs. México, un caso presentado por 11 mujeres mexicanas, con el apoyo del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL). Las demandantes fueron arbitrariamente y violentamente detenidas y también torturadas sexualmente por elementos de la policía durante una operación de represión brutal en contra de manifestantes en Texcoco y San Salvador, Atenco en el Estado de México en mayo de 2006. Los policías habían recibido órdenes de las autoridades estatales y federales, incluyendo del Presidente Enrique Peña Nieto, quien era en ese entonces gobernador del Estado de México, para usar fuerza para reprimir la protesta.

En el marco de la audiencia, WOLA presentó un amicus curiae ante la Corte Interamericana para aportar información sobre aspectos pendientes en la reforma policial en México, en particular en el tema de la rendición de cuentas y en responder a protestas, al estar relacionados con el caso. Maureen Meyer, Coordinadora Principal del Programa de México de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés), emitió el siguiente pronunciamiento sobre el caso:

“Estas mujeres han esperado más de una década para poder demandar ante una corte internacional cómo policías las llevaron bajo custodia para golpearlas, violarlas y humillarlas. Las autoridades que permitieron este abuso de la fuerza y que intentaron encubrirlo, mientras amenazaron y hostigaron a las mujeres involucradas, no han respondido por sus acciones. La decisión de la Corte Interamericana sobre el caso no sólo podría significar justica para estas valientes mujeres y sus familias, pero también podría sentar un precedente importante para todas las víctimas de agresión y tortura sexual, así como la obligación del gobierno de implementar fuertes controles internos y externos sobre las fuerzas policiales”.  

Ver la audiencia aquí.

Más información sobre el caso está disponible aquí.

LEER EL AMICUS DE WOLA