(Foto AP/Carlos Julio Martinez)

12 Feb 2018 | Pronunciamiento conjunto

Organizaciones de la sociedad civil internacional urgen al gobierno de Colombia y al Ejército de Liberación Nacional -ELN- a honrar su palabra, garantizar la seguridad de la población civil y avanzar hacia un cese al fuego bilateral y definitivo que ponga fin a este conflicto armado

Unimos nuestras voces a los anhelos de las comunidades más afectadas por el conflicto y nos declaramos en proceso de paz permanente

Las Organizaciones de la Sociedad Civil Internacional que suscribimos este comunicado, en el marco de nuestros mandatos, hemos estado comprometidas desde hace más de 40 años con la salida negociada al conflicto armado colombiano, y hemos reconocido los avances en esta etapa pública de negociación entre el Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional -ELN-.

Rechazamos los atentados ejecutados por el ELN contra la estación de policía de Barranquilla que dejó ocho uniformados muertos, el asesinato de un soldado en Arauca, el asesinato de 4 personas integrantes de la Farc, entre ellas un menor de edad y los daños al Oleoducto Caño Limón Coveñas en la vereda La Granada, en el municipio de Saravena.

Igualmente repudiamos los bombardeos indiscriminados por parte de la Fuerza Aérea Colombiana que dejó seriamente afectada a la comunidad indígena Chagpien Tordó y una víctima mortal, una menor indígena de 16 años, quien falleció el pasado lunes.

Lamentamos los asesinatos de las personas vinculadas con labores de liderazgo social y defensa de Derechos Humanos ejecutados por varios actores armados, que de acuerdo con el informe de Indepaz asciende a 23 en lo que va corrido del 2018; en 2017 fueron asesinadas 144 personas entre líderes comunitarios (84) y defensores de Derechos Humanos (64). Lamentamos igualmente el asesinato, de los 34 integrantes de la Farc y 13 de sus familiares ocurridos, durante el 2017, de acuerdo con el informe de la Misión de Monitoreo y Verificación de Naciones Unidas.8  A todas las víctimas y  sus familias toda nuestra solidaridad.

Estos dolorosos hechos resaltan la urgencia de avanzar en este proceso por lo que llamamos a las partes a ser consecuentes con el clamor del pueblo colombiano agotado con tantos años de violencia y dar comienzo al quinto ciclo de conversaciones, acordar las medidas humanitarias que permitan desescalar el conflicto, proteger la vida de las personas civiles y avanzar rápidamente a pactar un cese al fuego bilateral y definitivo que facilite el proceso hacia una paz completa en Colombia.

Al Grupo de Países de Apoyo, Acompañamiento y Cooperación a la Mesa de Conversaciones (GPAAC): Suiza, Holanda, Italia, Alemania y Suecia, así como a los Países garantes: Brasil, Chile, Cuba, Noruega, Venezuela y especialmente a Ecuador como garante y anfitrión de estos diálogos, nuestros reconocimientos por su apoyo pleno a la solución negociada del conflicto. Les exhortamos a que continúen acompañando el proceso y demanden a las partes, en nombre de la comunidad internacional, la urgencia de seguir trabajando para superar definitivamente el uso de la violencia en la política en Colombia.

La paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento

Bogotá, febrero 12 de 2018

Mayores informes: Secretaria Técnica, Espacio de Cooperación para la paz [email protected]

Ver pronunciamiento