WOLA: Advocacy for Human Rights in the Americas
14 Sep 2018 | Noticias

ONGs se oponen a planes de EE.UU. de dar fondos a México para deportar a personas migrantes no mexicanas

Ayer, el New York Times informó que la administración Trump había enviado un aviso al Congreso de Estados Unidos indicando su intención de redirigir US$20 millones en fondos de asistencia al gobierno mexicano para financiar los costos de deportación de hasta 17,000 personas que están en México “ilegalmente”. Este plan llega poco después de que surgieron informes de que Estados Unidos y México habían iniciado conversaciones sobre la implementación de un “acuerdo de tercer país seguro”, o algún otro acuerdo bilateral, que requeriría que los solicitantes de asilo que transitan por México soliciten asilo en ese país en lugar de en los Estados Unidos. Tal acuerdo permitiría a los agentes fronterizos de EE.UU. rechazar las solicitudes de asilo de quienes llegan a la frontera y regresarlos rápidamente a México, sin analizar previamente sus necesidades de protección internacional.

En una carta enviada hoy a altos funcionarios estadounidenses y mexicanos, 27 organizaciones de la sociedad civil con sede en los Estados Unidos y México instaron a ambos gobiernos a abandonar estos planes. “Además de la evidencia que existe de que las agencias de migración de ambos países han obstruido el acceso a la protección en los Estados Unidos, así como en los puertos de entrada a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, estas medidas representan amenazas al derecho de las personas migrantes de buscar asilo en el país que consideren seguro, así como el abandono de las obligaciones internacionales de ambos gobiernos para ofrecer un acceso a la protección”, dice la carta.

La carta expresa preocupación de que el sistema de asilo de México es demasiado débil e insuficiente para proteger adecuadamente a los solicitantes de asilo, y de que México no puede funcionar como un “tercer país seguro” para los migrantes. Los migrantes en México frecuentemente son víctimas de abusos por parte de organizaciones criminales y agentes de seguridad y migración corruptos, y estos crímenes casi nunca son investigados o castigados adecuadamente. Según la carta, “La asistencia de Estados Unidos a México no debe dirigirse hacia una mayor detención y deportación y no debe apoyar a las agencias de migración y seguridad que tienen pocos mecanismos para hacer que sus agentes rindan cuentas por los abusos que cometen contra los migrantes”.

La carta insta al actual gobierno mexicano y al gobierno entrante del Presidente electo Andrés Manuel López Obrador a no aceptar fondos de los Estados Unidos si dicha asistencia incrementará las violaciones de los derechos de los migrantes u obligaciones internacionales. “Instamos a ambos gobiernos a abandonar las negociaciones en torno a un acuerdo de tercer país seguro y urgimos al gobierno mexicano entrante que exprese su oposición a dichos planes. Ambos países deben cumplir sus obligaciones internacionales y morales con los migrantes y refugiados, respetando el debido proceso, la unidad familiar y el derecho a buscar protección en el país que consideren seguro”, dice la carta.

LEER LA CARTA