5 Nov 2018 | Noticias

Congresista estadounidense urge al gobierno colombiano a desmantelar a los grupos armados ilegales en el Pacífico

Durante años, organizaciones no gubernamentales internacionales y colombianas han insistido que el gobierno colombiano debe disolver los grupos armados ilegales operando en la región del Pacífico de Colombia. A pesar de los obstáculos, WOLA y sus socios colombianos siguen abogando para una resolución negociada políticamente para resolver el conflicto con el Ejército Nacional de Liberación (ELN). Además de los guerrilleros, los grupos armados ilegales – incluyendo los paramilitares – siguen cometiendo actos violentos y perpetrando abusos contra civiles como una manera de controlar estas poblaciones. Esta situación es particularmente problemática en esta región donde la mayoría de la gente son afrocolombianos y – en menor medida – de los territorios indígenas.

Muy preocupado por esta situación, el congresista Hank Johnson (Georgia), quien visitó la región del Pacífico con la Comisión Étnica y WOLA en el año 2015, escribió una carta a la ministra colombiana del interior Nancy Patricia Gutiérrez el 24 de octubre para insistir que ella y el gobierno colombiano toman acción y que se ocupen de los grupos armados ilegales que socavan los esfuerzos del proceso de paz colombianos y que presentan un gran riesgo de seguridad a los civiles y a los líderes sociales. En la carta, el congresista Johnson aplauda Colombia por su acuerdo con las FARC y también les felicita por negociar un acuerdo con los líderes del paro cívico de Buenaventura en el 2017. Sin embargo, el señor Johnson declara que está perturbado por el hecho que ya son más que 330 líderes sociales matados desde el 2016 y que abusos contra los derechos humanos siguen aconteciendo contra las poblaciones afrocolombianas e indígenas mientras que las actividades de los grupos armados ilegales siguen tomando lugar en áreas donde las fuerzas armadas colombianas deberían estar pendiente. Específicamente, él usa como ejemplo las desapariciones y matanzas de cuatro afrocolombianos miembros de la comunidad Río Naya que ocurrieron a principios de este año.

El congresista pide que el gobierno colombiano toma los pasos adecuados para desmantelar todos los grupos armados ilegales y estructuras criminales en el país, que el país implementa completamente el acuerdo con las FARC y que siga adelante con las negociaciones con el ELN.

En relación a los eventos en el Naya y Buenaventura, el señor Johnson urge a la ministra que investiga y traiga a justicia todos los responsables para estas matanzas y que el gobierno cumpla con los compromisos que hizo al pueblo de Buenaventura.

WOLA agradece el congresista para esta carta y expresa los mismos sentimientos. Además, nosotros sugerimos a la ministra que prioritaria el Capítulo Étnico dentro el acuerdo de la implementación de paz y que actúa rápidamente para parar estas amenazas, ataques, y asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos en Colombia.