(Foto AP/Moises Castillo)

21 Dec 2018 | Comunicado de prensa

Informe de CIDH: Estado nicaragüense atacó sistemáticamente a ciudadanos después de estallar protestas

Panel independiente de investigadores describe el patrón de abusos contra los derechos humanos cometidos por las fuerzas gubernamentales

Washington, DC—Un nuevo informe publicado hoy por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) proporciona una de las cuentas más detalladas y condenatorias disponibles hasta la fecha sobre el papel del gobierno de Nicaragua en la comisión de abusos de derechos humanos contra civiles para reprimir las protestas masivas. A la luz de la represión del gobierno nicaragüense contra la sociedad civil, así como la expulsión del grupo de expertos un día antes de la publicación del informe, esto hace que sea aún más urgente que la Organización de los Estados Unidos (OEA) y las Naciones Unidas (ONU) tomar medidas para responsabilizar al gobierno de Nicaragua y presionar para que se implementen las recomendaciones del informe, según el grupo de investigación y defensa de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA).

“La falta de voluntad del gobierno nicaragüense de aceptar los hallazgos del informe significa que es fundamental que la comunidad internacional promueva la rendición de cuentas”, dijo la Directora de Seguridad Ciudadana de WOLA, Adriana Beltrán.

El informe representa seis meses de trabajo extenso realizado por un grupo de expertos en persecución penales y derechos humanos, establecido por la CIDH. El gobierno nicaragüense aceptó la formación del grupo, aceptó su mandato y su composición, y se comprometió a permitirle acceso a la información. Los investigadores entrevistaron a las víctimas, sus familiares y testigos, y revisaron más de 10,000 materiales audiovisuales y miles de otros documentos. Las conclusiones del informe de que la mayoría de las protestas fueron pacíficas y que la respuesta del Estado estuvo marcada por violaciones significativas de los derechos humanos son similares a los hallazgos publicados a principios de este año por la ONU.

Sin embargo, el informe respaldado por la CIDH es aún más explícito y claramente crítico del papel del Estado nicaragüense en los abusos que tuvieron lugar. Encuentra que la Policía Nacional de Nicaragua fue responsable de la mayoría de los asesinatos ocurridos en un período de 42 días. Dado el grado de coordinación entre los diferentes cuerpos policiales, se concluye que el presidente Daniel Ortega debe ser investigado para determinar cualquier rol en el ordenamiento de la violencia. Además, el informe señala o recomienda que las instituciones estatales, desde el sistema de justicia hasta el ministerio de salud, deben ser investigadas y depuradas debido a su papel en negar el debido proceso a las víctimas, a la justicia e incluso atención médica básica.

“El gobierno del presidente Daniel Ortega solo se aislará más, a menos que comience a implementar de inmediato las recomendaciones del informe, incluyendo el desmantelamiento de los grupos paramilitares, investigar y sancionar a las autoridades responsables de perpetrar delitos contra los derechos humanos, y reformar la policía y el sistema de justicia”, dijo Beltrán.

De las 109 muertes reportadas entre el 18 de abril y el 30 de mayo, 100 siguen sin resolverse, ya que “las investigaciones no han sido exhaustivas ni imparciales”, señala el informe. De los seis casos que resultaron en una condena, todos involucraron a víctimas vinculadas al Estado o al partido gobernante. No se han abierto investigaciones contra las fuerzas de seguridad del estado o los grupos paramilitares alineados al Estado por su papel en matar, golpear y, en algunos casos, torturar y agredir sexualmente a manifestantes y detenidos. En su lugar, el sistema de justicia ha demostrado un patrón consistente de violación sistemática de los derechos del debido proceso de los ciudadanos y la detención arbitraria de personas con poca evidencia para apoyar los cargos, según el informe.

“El informe del Grupo de Expertos deja claro y de manera inequívoca que el gobierno nicaragüense y su presidente, Daniel Ortega, tienen la responsabilidad última de muchos de los abusos que tuvieron lugar en abril y mayo de este año en Nicaragua”, dijo Beltrán. “El presidente y su círculo interno deben aceptar que Nicaragua no puede avanzar a menos que inicien un proceso que conduzca a investigaciones independientes y recomendaciones para la persecución penal de los hechos ocurridos”, dijo Beltrán.