(Foto AP/Rebecca Blackwell)

27 Mar 2019 | Comunicado de prensa

SEDENA debe demostrar su compromiso con la lucha contra la impunidad en México al cumplir totalmente con la solicitud de transparencia del INAI

Washington, DC—La Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) en México tiene hasta el viernes 29 de marzo para cumplir con una solicitud de el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) para publicar sus informes sobre incidentes de uso de la fuerza. Para cumplir plenamente con la solicitud, la SEDENA también tendría que publicar cualquier otro informe que contenga información sobre enfrentamientos militares con grupos de crímenes organizados, incluidas las estadísticas sobre muertes y lesiones de civiles por parte de las fuerzas armadas durante un período aproximado de cuatro años. Una coalición de periodistas, activistas y organizaciones de la sociedad civil de México habían solicitado previamente, bajo las leyes de libertad de información, que la SEDENA hiciera públicos los datos. La respuesta oficial fue que no existía tal registro durante el período de tiempo en cuestión (abril de 2014 a noviembre de 2018), aunque bajo la ley mexicana, la SEDENA debe mantener registros detallados sobre el uso de la fuerza y ​​el uso de la fuerza letal.

En respuesta a la próxima fecha límite que enfrenta al SEDENA, la Directora para México y los Derechos de Migrantes, Maureen Meyer, en el grupo de investigación e incidencia, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus siglas en inglés) emitió la siguiente declaración:

“La falta de transparencia sobre el uso militar de la fuerza, incluido el uso letal de la fuerza, hace que sea mucho más difícil responsabilizar a quienes violan los derechos humanos. Los afectados por los abusos militares, y las familias de los asesinados ilegalmente por el ejército, tienen el derecho de saber cuándo, dónde y cómo ocurrieron estos incidentes. Para tener un debate más informado sobre la necesidad de una mejor supervisión de los cuerpos de seguridad de México y para sancionar a los funcionarios responsables, el público también tiene el derecho de conocer estos incidentes. Esto es especialmente importante ya que los legisladores en el Congreso mexicano están avanzando con las leyes secundarias para establecer la nueva Guardia Nacional.

“Una mejor cultura de transparencia dentro de la policía y el ejército mexicano es esencial para disuadir abusos en el futuro. Como WOLA ha documentado, la impunidad por las violaciones de derechos humanos cometidas por los soldados es alarmante. Asegurar que se establezcan fuertes mecanismos de rendición de cuentas debe ser una prioridad para el gobierno mexicano, sobre todo en el contexto de la creación de la Guardia Nacional y se aleja de una estrategia de seguridad primordialmente militar”.