AP Photo/Tatiana Fernandez

17 Jul 2019 | Comunicado de prensa

El gobierno de Trump retrasa el Estatus de Protección Temporal (TPS) para Venezuela

El gobierno estadounidense debe unirse a una robusta respuesta regional hacia los migrantes que huyen y los refugiados

Washington, DC—En una carta a senadores estadounidenses publicada el 16 de julio, el Director del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) Ken Cuccinelli advirtió que el gobierno de Trump se mostraba reacio a extender el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para los venezolanos. La declaración responde a una petición bipartidista de 24 senadores insistiendo al gobierno que designe a Venezuela con TPS para que los venezolanos presentes en Estados Unidos no sean deportados de vuelta a una grave crisis humanitaria y política.

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) es una organización principal de investigación e incidencia que aboga por una respuesta regional para ampliar acceso a estatus formal y servicios esenciales para migrantes y refugiados venezolanos. Por lo tanto, WOLA se encuentra sumamente alarmada por la inacción del gobierno de Trump.

“La inacción sobre el TPS comunica un mensaje nefasto: A los Estados Unidos solo le importan los derechos de los venezolanos hasta que se ven forzados a huir de su país. Esto, junto con los esfuerzos de la Casa Blanca para acabar con el TPS para los que huyen de la violencia e inestabilidad en otros países como El Salvador y Honduras, es la última señal de que este gobierno no tiene problema con deportar a gente vulnerable devuelta al peligro,” dice Geoff Ramsey, el Director Asistente para Venezuela de WOLA.

Mientras que el gobierno estadounidense ha retrasado el TPS para Venezuela, la crisis dentro del país ha llevado el número de desplazados a más de 4 millones. Como documenta un reporte reciente por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humano, los habitantes de Venezuela sufren de escasez alimenticia, medicinal, y de recursos básicos. El mismo reporte encontró que, desde el 2016, el gobierno de Maduro ha empleado una estrategia para “neutralizar, reprimir, y criminalizar los oponentes políticos e individuos críticos del gobierno.”

“Igual que los países Latinoamericanos deben hacer más para proporcionar acceso a empleo, salud, educación, y otros servicios esenciales, los Estados Unidos también se debe sumar a estos esfuerzos. Los venezolanos, como cualquier población desplazada huyendo de la inestabilidad, no deben ser retornados a la fuerza para encontrarse con graves consecuencias,” dice Gimena Sánchez, Directora para los Andes de WOLA.