(Foto AP/Verónica G. Cárdenas)

11 Sep 2019 | Noticias

ONGs instan al gobierno mexicano adoptar una estrategia migratoria que respeta los derechos humanos

Washington, DC—En una carta dirigida a autoridades mexicanas, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) y más de 100 organizaciones de la sociedad civil nacionales e internacionales manifestaron su preocupación por los efectos negativos que ha tenido el acuerdo migratorio alcanzado entre México y Estados Unidos el pasado 7 de junio. La carta fue enviada en el contexto de una reunión celebrada el 10 de septiembre en Washington, DC, entre el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, y autoridades estadounidenses para revisar los resultados obtenidos en los 90 días previstos en este acuerdo.

“En estos 90 días, México se ha avanzado en convertirse en el muro fronterizo del Presidente Trump”, dice la carta. “Instamos al gobierno mexicano a poner fin cuanto antes a los actos que se desprendieron de sus negociaciones con Estados Unidos que han resultado en violaciones a los derechos de las personas migrantes y en un incremento sustancial en su grado de vulnerabilidad”.

Las organizaciones firmantes subrayaron que las tareas de contención que el Instituto Nacional de Migración (INM) y la Guardia Nacional iniciaron tras el acuerdo de junio se han traducido en retenes y revisiones arbitrarias, discriminatorias y, por ende, ilegales. “El despliegue de la Guardia Nacional para acciones de control migratorio muestra cómo el gobierno mexicano ha decidido militarizar un fenómeno que debería atenderse desde una perspectiva humanitaria y no de seguridad”, dice la carta.

La carta también expresa preocupación por la expansión de los Protocolos de Protección a Migrantes—también conocidos como la política Quédate en México—que obliga a los solicitantes de asilo no mexicanos que llegan por tierra a la frontera México-EE.UU. a permanecer en México por la duración de sus procedimientos migratorios en los Estados Unidos. Según la carta, “la ampliación de la política Quédate en México solo expandirá aún más las ilegales y peligrosas consecuencias de los esfuerzos de Estados Unidos por impedir que los solicitantes de asilo accedan a su territorio … [y] la participación de México en esta política lo hace cómplice de todas las violaciones a derechos humanos que implica”.

La carta urge a las autoridades mexicanas dejar de implementar una política que sirve a los intereses anti-inmigrantes de Estados Unidos y desarollar una política que tenga como eje rector la seguridad humana. “Aún hay tiempo para cambiar de rumbo, para detener las violaciones a los derechos de las personas migrantes y dar una repuesta humana”, dice la carta.

LEER LA CARTA