(AP/Jorge Saenz)

22 Oct 2019 | Pronunciamiento de WOLA

El gobierno de Bolivia debe garantizar la transparencia electoral y respetar el derecho a la protesta pacífica

Las elecciones presidenciales de Bolivia entraron en una fase turbulenta el domingo por la noche cuando la decisión del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de interrumpir la publicación de sus resultados electrónicos de conteo rápido provocó protestas. El TSE reanudó su conteo rápido el lunes por la tarde. Aunque el conteo oficial de boletas continúa, la pausa ha generado preguntas legítimas sobre la credibilidad del proceso en una competencia cercana entre el titular Evo Morales y su principal retador, Carlos Mesa, con la posibilidad de pasar a una segunda vuelta.

El aumento de las tensiones se producen mientras el presidente Morales busca un cuarto mandato en el cargo, a pesar de perder, por poco, un referéndum en el 2016 para enmendar la Constitución y permitir la reelección indefinida. La determinación de Morales de buscar otro término ha molestado a muchos bolivianos y bolivianas y subraya la importancia de un proceso transparente en plena adhesión a la Constitución.

Es esencial que el gobierno del presidente Evo Morales y las autoridades electorales respeten total y transparentemente los procedimientos constitucionales para garantizar que el pueblo de Bolivia pueda ejercer su derecho fundamental de elegir libre y justamente a sus propios líderes.

El gobierno también debe garantizar que bolivianos y bolivianas puedan ejercer su derecho a protestar pacíficamente. Todos los líderes políticos del país deben instar a la calma y exhortar a sus seguidores a abstenerse de la violencia.

Además, a raíz de las preguntas que ya han surgido, es crucial que la comunidad internacional, incluyendo las misiones de observación de la Organización de Estados Americanos y de la Unión Europea, ya presentes en Bolivia, faciliten los resultados electorales más transparentes y creíbles posibles.