21 Jan 2020 | Noticias

Para un enfoque innovador de la política de drogas, mire a Estonia

A medida que los Estados Unidos lucha con una crisis de sobredosis de opioides, los formuladores de políticas se enfrentan a la cuestión de cómo abordar una epidemia que está causando la muerte de 130 personas cada día. Un nuevo enfoque innovador analiza las experiencias en Estonia—un país que tiene la tasa más alta de muertes por sobredosis en la Unión Europea—con el fin de resaltar un enfoque alternativo a la política de drogas donde el énfasis está en proporcionar servicios sociales y de salud para las personas que usan o que dependen de las drogas, en lugar de castigarlas. El programa ofrece consejería de pares, referencias voluntarias a programas sociales y de salud, según sea necesario, y oportunidades para encontrar y mantener empleo. Hasta la fecha, los hallazgos muestran que las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de mantenerse activamente vinculadas al programa.

Curiosamente, la inspiración para este enfoque innovador proviene de los Estados Unidos: el programa nació de un viaje de los funcionarios de salud pública y aplicación de la ley de Estonia a Seattle para conocer el programa innovador de la ciudad, Derivación Asistida por Oficiales del Orden (LEAD por sus siglas en inglés), en el cual las personas detenidas por la policía por ofensas de drogas de bajo nivel se refieren a servicios de gestión de casos en lugar de ser procesadas ​​o encarceladas. Inspirados por lo que vieron en Seattle, los funcionarios de Estonia decidieron adoptar este modelo, lo que resultó en la creación de SÜTIK en 2018.

El estudio de caso sobre Estonia es la última entrega de una serie de varias partes que destaca enfoques innovadores para la política de drogas en todo el mundo. Desde las reformas a las sentencias por drogas en el Reino Unido hasta el perdón a personas encarceladas por ofensas de drogas de bajo nivel, la serie examina programas que sirven como modelos útiles de cómo debería ser un enfoque más orientado a los derechos humanos en políticas de drogas y de justicia penal. El programa SÜTIK es otro ejemplo de cómo los gobiernos y las comunidades de todo el mundo reconocen cada vez más que las políticas represivas que castigan a las personas por el uso de drogas son perjudiciales e ineficaces. 

Producido por la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), el Consorcio Internacional sobre Políticas de Drogas (IDPC) y Dejusticia, los 16 estudios de caso, que cubren nueve países, se pueden consular aquí.

Lea la última sesión informativa sobre enfoques innovadores