4 Aug 2020 | Comunicado de prensa

El proceso legal contra Uribe es un avance importante para la justicia y la rendición de cuentas en Colombia

Washington, D.C.—En respuesta a la noticia de que la Corte Suprema de Colombia ordenó que el expresidente Álvaro Uribe fuera detenido bajo una medida de aseguramiento de detención domiciliaria, en relación a acusaciones de manipulación de testigos, la directora para los Andes en WOLA, Gimena Sánchez-Garzoli, emitió la siguiente cita:

“Uribe siempre ha estado a un paso de los crímenes contra la humanidad y el comportamiento irresponsable y autoritario. A pesar de la gran evidencia circunstancial, otros siempre han caído en la trampa del escándalo de inteligencia del DAS, el escándalo parapolítico, los vínculos con paramilitares en la lista de terrorismo de los Estados Unidos, los ‘falsos positivos’, las masacres paramilitares y violencia contra pueblos afrocolombianos e indígenas. Este caso involucra a los abogados del expresidente haciendo pagos a los testigos exparamilitares para que puedan cambiar sus testimonios e incriminar falsamente a un adversario político. Esperamos que ya comience el proceso de quitarse el chaleco de teflón de Álvaro Uribe para que todas las víctimas de estos crímenes puedan finalmente tener justicia”.

“Esto envía un fuerte mensaje que nadie está por encima de la ley en Colombia”, dijo Adam Isacson, director para Veeduría de Defensa en WOLA. “Este tipo de investigaciones delicadas, que implican a algunas de las élites políticas más poderosas de Colombia, solo están avanzando en primer lugar gracias a la valiente labor de los defensores de derechos humanos, periodistas, funcionarios de justicia y otros reformadores que luchan todos los días para destapar la verdad de lo que sucedió durante el conflicto armado en Colombia. A medida que continúan los procesos legales que involucran a Uribe, es fundamental que los funcionarios estatales respeten y defiendan la independencia de los tribunales y el sistema de justicia de Colombia”.