AP Photo/Matias Delacroix

18 Feb 2021 | Pronunciamiento de WOLA

El acuerdo humanitario venezolano fue ampliado para incluir la vacunación contra el COVID-19

El acuerdo requiere la supervisión de la ONU y grupos humanitarios

Washington, DC—El 11 de febrero, la oposición venezolana y el gobierno de Nicolás Maduro acordaron cooperar para adquirir y distribuir vacunas contra el COVID-19 para 6 millones de personas. A finales de esta semana, asesores de salud pública por parte de la oposición y representantes del gobierno se reunirán para discutir los detalles de la distribución y la supervisión, creando un equipo técnico conjunto con funcionarios de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y el Fondo Internacional de Emergencia de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Como una organización de investigación e incidencia que ha abogado por una respuesta multilateral a la emergencia humanitaria en Venezuela, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) urge a los gobiernos de EEUU, la Unión Europea, y América Latina a reconocer este logro y apoyar esta iniciativa. A la vez, deben garantizar que los esfuerzos de vacunación se lleven a cabo de acuerdo con los principios humanitarios. Un monitoreo sólido y multilateral será esencial para que este esfuerzo tenga éxito.

Este anuncio representa una expansión significativa del acuerdo logrado bajo los auspicios de la OPS en junio de 2020, en el que la oposición comprometió contribuir $12 millones en fondos congelados en el exterior para la compra de equipos sanitarios y pruebas de antígenos a cambio de ciertas garantías en la distribución por parte del gobierno. Aunque los equipos de protección se han distribuido en gran medida en cumplimiento con el acuerdo, hasta ahora los funcionarios de la OPS dicen que se han distribuido menos del 3 por ciento de las pruebas de antígenos donadas. El resto se mantiene en laboratorios regionales de salud, lo que, según la oposición, forma parte de una estrategia del gobierno de subestimar el número de casos positivos reportados.

El equipo técnico del gobierno y la oposición conocido como la Mesa Técnica Nacional, aún tiene que finalizar muchos otros detalles importantes. Uno es el asunto de las prioridades de las vacunaciones. En adelante, será esencial que cualquier campaña de vacunación contra el COVID-19 siga los principios humanitarios de neutralidad, imparcialidad e independencia. Hasta ahora el gobierno no ha demostrado respeto por tales principios, y Maduro ha sugerido abiertamente que podría priorizar vacunaciones por sus partidarios. Esto sería inaceptable, y la comunidad internacional debe negarse vehementemente a contribuir a un plan que no distribuye las vacunas de manera imparcial.

Además de crear un plan para la distribución equitativa, la Mesa Técnica Nacional tiene que obtener las vacunas. Bajo este acuerdo, aproximadamente 1.4 millones de dosis vendrían del iniciativo de COVAX vinculado con la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero la fuente de las demás todavía no está clara. Aparte de la Mesa Técnica Nacional, el gobierno de Maduro logró obtener de Rusia una cantidad limitada (100.000 dosis) de la vacuna Sputnik V, pero no ha hecho público un plan para los dosis restantes necesarios. En conjunto, ninguna de estas iniciativas es suficiente para que Venezuela alcance la inmunidad colectiva del país. WOLA exige a la comunidad internacional ayudar en la movilización de recursos que faciliten la vacunación contra el COVID-19 en Venezuela, y ofrecer toda la asistencia técnica y logística necesaria.