(AP Photo/Fernando Antonio)

29 Jun 2021 | Pronunciamiento conjunto

Organizaciones internacionales urgen cese de ataques contra fiscal hondureño Luis Javier Santos y expresan alarma sobre campaña de desestabilización contra la UFERCO

Tegucigalpa y Washington, D.C., 29 de junio de 2021 – Las organizaciones internacionales firmantes manifestamos nuestra profunda preocupación sobre las presiones más recientes contra miembros de la Unidad Fiscal Especializada contra Redes de Corrupción (UFERCO) en Honduras. Consideramos que este nuevo intento de intimidación, bajo la forma de dos nuevos procedimientos disciplinarios contra al menos tres de los fiscales de la UFERCO por parte de la Inspectoría del Ministerio Público y una nueva causa penal por parte de la Fiscalía para el Enjuiciamiento de Funcionarios y Servidores del Sector Justicia, se inserta en un patrón sistemático de criminalización de los fiscales a cargo de la investigación y litigio de casos de gran corrupción que involucran intereses poderosos.

Desde la salida de la Misión de Apoyo contra la Impunidad y la Corrupción en Honduras (MACCIH) se han iniciado numerosos procesos disciplinarios espurios contra miembros de la UFERCO, entre ellos a su director el fiscal Luis Javier Santos, los cuales permanecen abiertos y en los que no se estarían observando las garantías mínimas de un debido proceso. La extensión de los plazos ordinarios en estas causas, los llamados a declaración sin garantizar un conocimiento previo mínimo de los hechos que motivan la investigación, y la realización de interrogatorios que sobrepasan la causa objeto de investigación, son solo algunas irregularidades que tienen un efecto directo sobre la independencia de los fiscales de la UFERCO.

Otro aspecto que llama la atención es que algunas de las diligencias investigativas que realiza el Ministerio Público en el marco de estos procedimientos disciplinarios, como por ejemplo el envío de un “equipo de supervisión” a la oficina del Fiscal Luis Javier Santos el pasado 18 de junio, han sido programadas en momentos críticos de trabajo de la UFERCO, como la celebración de audiencias públicas de casos de alto impacto, entre los cuales está el “Caso Hermes”, que incrimina a periodistas de medios poderosos por recibir sobornos de partes de funcionarios del gobierno. Asimismo, otra de las causas a las que se vinculan las investigaciones disciplinarias contra fiscales de la UFERCO, es la investigación activa del alcalde de Tegucigalpa, quien además es actualmente candidato a la presidencia del país.

Tomados en cuenta el contexto en que se desarrollan, el impulso de procedimientos disciplinarios y acciones penales contra el fiscal jefe de la UFERCO y otros de sus integrantes, pueden ser actos destinados a desestabilizar y debilitar esta unidad fiscal, a través de la intimidación y desacreditación de sus miembros. Esto resulta aún más preocupante dado el vacío que ha dejado la salida de la MACCIH, contexto en que la lucha contra la impunidad y la corrupción en Honduras enfrenta cada vez más obstáculos y adversarios, lo cual contrasta con la confianza ciudadana en el trabajo de la unidad, como lo reflejan varias encuestas de opinión.

Proteger los operadores de justicia, un elemento esencial del Estado de derecho

Recordamos al gobierno hondureño que el uso de procesos disciplinarios o penales sin fundamento contra operadores de justicia para acosarlos e impedir su labor viola la garantía contra presiones externas, componente esencial del principio de independencia judicial, consagrado y protegido por el derecho internacional.

Tanto el Sistema Interamericano como el Sistema Universal de Derechos Humanos han reconocido a los y las operadores de justicia, entre ellos los fiscales, como defensores de derechos humanos. Además, han enfatizado que los Estados están obligados a tomar las medidas necesarias para evitar que se someta a los operadores de justicia a procesos injustos y sin fundamento.

Las organizaciones internacionales defensoras de derechos humanos y del Estado de Derecho, expresamos nuestra solidaridad con el Fiscal Santos e integrantes de la UFERCO y reconocemos y apoyamos la labor que realizan para combatir la corrupción en un contexto adverso.

La lucha contra la corrupción requiere que los y las fiscales y las fiscalías puedan ejercer sus funciones de manera independiente, sin temor a sufrir represalias o presiones externas. Instamos enérgicamente al Estado de Honduras a preservar la autonomía de la UFERCO, como de las demás instituciones que desempeñan una función esencial en la investigación y persecución de la corrupción, adoptando las medidas necesarias para evitar el uso indiscriminado de procesos disciplinarios y penales espurios en su contra, con el objeto de entorpecer su labor. Asimismo, exhortamos al Estado a brindar a la UFERCO y a quienes la integran, las garantías y condiciones necesarias para cumplir con su función de forma independiente.

Organizaciones firmantes:
Abogados sin Fronteras Canadá- ASFC
American Jewish World Service
Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL)
Cristosal
Fundación para el Debido Proceso (DPLF)
Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho (FJEDD)
Impunity Watch
Latin America Working Group (LAWG)
Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA)
Plataforma Internacional contra la Impunidad
Protección Internacional Mesoamérica