(AP Photo/Martin Mejia)

27 Jul 2021 | Aviso de prensa

Perú inaugura un nuevo presidente: Pedro Castillo canaliza demandas por un cambio, pero enfrentará grandes desafíos

Washington, D.C.— El miércoles 28 de julio, Pedro Castillo será juramentado como presidente de Perú, después de un tumultuoso mes y medio tras la segunda vuelta electoral del 6 de junio. Castillo derrotó estrechamente a la candidata de derecha Keiko Fujimori. Pero Fujimori recurrió a una seguidilla de acusaciones infundadas de fraude, retrasando el anuncio formal de la victoria de Castillo, que se produjo finalmente el 19 de julio. Si bien el desafío más inmediato a la investidura de Castillo ha pasado, el camino por recorrer está lleno de dificultades para Perú y su próximo líder.

Pedro Castillo es el primer campesino en ser elegido al cargo más alto del Perú. Su llamado a un Perú más inclusivo y justo ha resonado con sectores del país que han sido excluidos y marginalizados en base a su etnia, clase social y lugar de residencia.

Castillo, quien se presentó por la alternativa presidencial del partido de izquierda Perú Libre (PL), no tendrá nada cercano a una mayoría legislativa. El PL sólo cuenta con 37 de los 180 escaños en el Congreso unicameral peruano, y se enfrentará desde el principio a una coalición de partidos de derecha determinados a frustrar la mayor parte, sino toda, su agenda política. Sus oponentes en el Congreso incluso podrían intentar remover a Castillo de la Presidencia, o al menos ponerlo a la defensiva, mediante el uso de la cláusula de “incapacidad moral” de la Constitución Peruana de 1993.

Más allá de los desafíos que se ciernen sobre la presidencia de Castillo antes de que siquiera asuma el mandato, aún se sabe poco sobre su agenda política, sobre los posibles miembros de su gabinete, y sobre los planes concretos para hacer frente a la lucha contra la pandemia del COVID-19. Las preocupaciones abundan en torno a algunas de las políticas propuestas de Perú Libre, incluyendo retirar a Perú del Sistema Interamericana de Derechos Humanos, disolver el Tribunal Constitucional y reinstaurar la pena de muerte.

El ciclo electoral del 2021 ha puesto de manifiesto las fisuras de la democracia peruana. La insistencia de Fujimori en su falsa narrativa de fraude está socavando la confianza en las instituciones electorales peruanas y pretende poner en entredicho la propia legitimidad de la Presidencia de Castillo. En un análisis a profundidad de los desafíos a largo plazo que afronta el país, la Dra. Jo-Marie Burt, experta en política peruana y asesora principal de WOLA, señala que “si bien la crisis electoral provocada por las denuncias infundadas de fraude de Keiko Fujimori ha terminado, se avecinan tiempos más turbulentos para Perú”.

La Dra. Burt vivió en Perú durante los noventa, y escribió un estudio definitivo sobre la dictadura de Fujimori. Fue observadora internacional del histórico juicio a Alberto Fujimori, quien fue condenado por graves violaciones a los derechos humanos en 2009 y sentenciado a 25 años en prisión. También publicó varios reportes directamente desde el juzgado, organizó misiones de observación internacional al juicio, y realizó un intenso trabajo de incidencia a favor del derecho de las víctimas a acceder a la justicia durante y después del proceso.

Con motivo de la ceremonia de juramentación del presidente electo Pedro Castillo el 28 de julio, la Dra. Burt está disponible para proveer comentarios y análisis sobre la significancia de este momento, y sobre los desafíos de gobernación que enfrentará el presidente Castillo en los meses venideros.

 

Contacto

Gabriela Sibori

Asociada de Comunicaciones

+1 (202) 797-2171

[email protected]