27 Sep 2021 | Noticias

Imaginamos un escenario de compasión y dignidad en la frontera México-Estados Unidos

Las imágenes recientes de oficiales de la Patrulla Fronteriza, a caballo, persiguiendo a personas migrantes haitianas con lo que parecen ser látigos, son repugnantes. Como la representante Barbara Lee (Demócrata del estado de California), una voz líder en el Congreso sobre Haití y quien fue recientemente galardonada con el Premio de Derechos Humanos de WOLA 2021, tuiteó a principios de esa semana:

“Las fotos y videos de maltrato en la frontera sur [con México] son deplorables.

Este abuso no solo contradice los valores americanos, sino que nos regresa a una época en que estas escenas eran comunes y las personas negras eran tratadas como menos que humanas,” dice la representante Lee.

El racismo antinegro es una fuerza insidiosa que exacerba la violencia y la negación de recursos que experimentan las personas migrantes afrodescendientes. El espantoso abuso y la falta de un refugio adecuado visto en la frontera del estado de Texas es un microcosmos de lo que enfrentan las personas migrantes negras rutinariamente, como se documenta en un informe publicado este año por Black Alliance for Just Immigration.

Es inconcebible el uso continuo de Título 42 para expulsar a miles de haitianos a su país de origen, después de que un devastador terremoto aumentara la inestabilidad política tras el asesinato del presidente Moïse en julio, y apenas unos meses después de que el Departamento de Seguridad Nacional extendiera el programa humanitario de Estatus de Protección Temporal a los haitianos en Estados Unidos debido a “serias preocupaciones de seguridad, malestar social, un aumento en los abusos de los derechos humanos, una pobreza paralizante y la falta de recursos básicos”. Como destacó el director de la Agencia de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, enviar a los haitianos de regreso sin realizar evaluaciones por motivos de protección bien podría violar el derecho internacional. Adicionalmente, la semana pasada, un juez federal de EE. UU. también dictaminó que la disposición del Título 42 es ilegal.

Necesitamos un sistema de migración en la frontera que valore y respete las vidas, y aborde el racismo y la discriminación contra las personas migrantes y solicitantes de asilo negras e indígenas.

Necesitamos un sistema de migración que sea ordenado y predecible, no uno mal financiado y escuálido que se abruma con tanta facilidad, dejando a las personas migrantes bajo un puente durante días y a los funcionarios en una situación desesperada, como se vio la semana pasada en Del Río. Es de interés tanto para los migrantes como para los funcionarios fronterizos que este sistema ordenado sea una verdadera posibilidad.

Necesitamos un sistema de migración en la frontera que no resulte en imágenes sombrías de crueldad y caos, sino en escenarios en que:

  • Aquellos que han huido de su hogar para sobrevivir sean admitidos pertinentemente en los puertos de entrada, donde deberían poder acercarse al personal y solicitar asilo, sin tener que recurrir a contratar contrabandistas especializados en cruces fronterizos.
  • Los solicitantes de asilo reciban comidas, duchas y un lugar para dormir en instalaciones de procesamiento similares a almacenes. Mientras tanto, en el transcurso de uno o dos días, el personal, incluidos los especialistas en bienestar familiar, realicen la documentación, tomen datos, verifiquen los antecedentes penales y realicen pruebas para detectar cualquier condición de salud o enfermedad.
  • Los oficiales de caso tomen el teléfono y llamen a las puertas, asegurándose de que los solicitantes de asilo asistan a sus citas en la corte y tengan acceso a los servicios necesarios. Con estos y otros programas alternativos a la detención, no existe la necesidad de un confinamiento abusivo, sórdido y que es mucho más costoso bajo el sistema de detención del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus iniciales en inglés).
  • Las personas migrantes que busquen oportunidades económicas llenen formularios para programas de visas basados en el empleo temporal en sus países de origen y otros programas reformados de manera que se aborden abusos pasados ​​en este sistema.
  • El Congreso tome acciones para preservar la unidad familiar en el sistema de inmigración, como se propuso en el proyecto de ley de inmigración de Biden, incluso permitiendo mayor discrecionalidad en los casos de deportación y mecanismos para permitir que los familiares deportados puedan regresar a Estados Unidos. De esa manera, estas personas no se verían obligadas a emprender el peligroso y, en ocasiones, mortal viaje a través de las zonas fronterizas de EE. UU. para reunirse con sus familiares que viven en EE. UU.

Estos escenarios deben ser legítimos y ordenados, y es muy poco probable que se vuelvan virales.

Actualmente hay caos y crueldad en la frontera y esto no tiene por qué ser así.

El gobierno de EE. UU. puede implementar políticas con sentido común que acerquen estos escenarios un paso más a la realidad:

¡Únase a la campaña Beyond the Wall!

Una de las razones por las que lo que está sucediendo en la frontera en este momento es tan singular: en agosto pasado, aproximadamente un tercio de las personas migrantes encontradas por la Patrulla Fronteriza eran de países distintos a México o el Triángulo Norte de Centroamérica. Esto nunca había sucedido antes, y es indicativo, en parte, de cómo las consecuencias económicas del COVID-19 están impulsando la migración.

WOLA está rastreando estas tendencias en resúmenes de noticias semanales en inglés sobre los principales sucesos en la frontera entre Estados Unidos y México. Regístrese en la campaña Beyond the Wall para recibir estas visualizaciones de datos, contextualización de lo que está sucediendo y resúmenes de enlaces de noticias en su bandeja de entrada cada semana en inglés. Explore el archivo aquí.

Partes de este texto fueron traducidas y adaptadas de la publicación del blog del Director para Veeduría de Defensa de WOLA Adam Isacson “Order at the Border“, y de los materiales de la campaña Beyond the Wall de WOLA.

Suscríbase para recibir actualizaciones semanales en inglés