Activistas Contra la Impunidad: Un estudio de caso sobre la movilización por los derechos humanos en Guatemala

En enero de 2008, la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) fue inaugurada oficialmente marcando la culminación de una campaña de incidencia que perduró casi siete años y que estuvo caracterizada por numerosos obstáculos y atrasos.  Dicha iniciativa comenzó en el 2001, cuando un grupo de organizaciones de la sociedad civil de Guatemala hicieron un llamado por la creación de una comisión internacional para investigar y ayudar a erradicar a los grupos ilegales y estructuras clandestinas fuertemente enraizadas en el aparato estatal.  Un legado de los 36 años de conflicto armado interno en el país, estas estructuras se han transformado en redes del crimen organizado y se cree ampliamente, estar realizando ajustes de cuentas, ejecutando a sus enemigos y promoviendo sus intereses ilícitos en un ambiente de casi total impunidad.  A la campaña de incidencia prontamente se integraron organizaciones norteamericanas y europeas, para luego extenderse a incluir sectores más amplios de guatemaltecos y numerosos gobiernos extranjeros.

A la CICIG le fue concedido un mandato renovable de dos años para investigar a estas estructuras ilícitas y para asistir al Ministerio Público y a las autoridades locales a construir casos sólidos para garantizar que finalmente sean sometidos a la justicia.  La comisión también tendrá la facultad de actuar como querellante adhesivo en los casos, promover reformas clave y ayudar al país en la implementación de procesos efectivos de depuración institucional.

Activistas Contra la Impunidad busca reconstruir los esfuerzos de la campaña de incidencia que llevó a la creación de esta comisión pionera y multilateral y delinear lecciones que pudieran ser aplicadas en esfuerzos similares en otras partes de Latinoamérica o más allá.  Basado en entrevistas con figuras clave, documentos oficiales y notas periodísticas, el informe ilustra cómo la sociedad civil – al colocar el tema en el ojo público y al generar apoyo político y social – puede jugar un papel crítico en la lucha contra la criminalidad organizada.  La creación de la comisión demostró cómo la flexibilidad, una amplia coalición, el uso acertado del apoyo internacional, y un compromiso político sostenido pueden contribuir al éxito de una campaña de derechos humanos.

Para bajar la versión del informe en español, puede hacer clic aqui.

Para ver una versión de más alta calidad, favor de hacer aqui.