7 Jan 2016 | Análisis | Noticias

Actualización de WOLA sobre el caso de los 43 estudiantes desaparecidos en México

Al empezar el año 2016, sólo quedan cuatro meses de trabajo para el Grupo de Expertos investigando la desaparición forzada de 43 estudiantes en México. La investigación sigue avanzando; sin embargo, con poco tiempo, es crucial que el gobierno mexicano acepta plenamente que su teoría original sobre lo ocurrido a los estudiantes era incorrecta y que avance rápidamente las nuevas líneas de investigación propuestas por los Expertos.

En noviembre de 2014, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) fue nombrado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a raíz de una solicitud del gobierno mexicano y las familias de los estudiantes desaparecidos para asistencia técnica en la investigación del caso.

En septiembre de 2015, después de seis meses de trabajo, el Grupo de Expertos publicó sus hallazgos preliminares de la investigación, los cuales, entre otras conclusiones, científicamente refutaron la teoría original del gobierno mexicano que alega que los cuerpos de los estudiantes habían sido quemados en un basurero. Los Expertos pidieron que nuevas líneas de investigación se abran con el fin de establecer la verdad sobre los estudiantes desaparecidos, incluyendo la investigación de la posible conexión con el tráfico de drogas como motivo de los ataques. En octubre de 2015, el Grupo de Expertos firmó un acuerdo nuevo con el gobierno mexicano para brindar asistencia técnica en el caso por un periodo de seis meses adicionales. Desde la renovación del mandato, a continuación son las tres novedades más clave en el caso:

  • Se transfirió la investigación bajo la autoridad de la Subprocuraduría de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la República (PGR) y un nuevo equipo de investigadores del gobierno fue asignado a trabajar con el Grupo de Expertos. Esto fue es esencial dado que el equipo anterior de investigadores, bajo el Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), fue responsable de la investigación original y defectuoso del gobierno.
  • Las imágenes satelitales de la noche de la desaparición de los estudiantes, proporcionadas a los Expertos, no muestran evidencia de un incendio en el basurero donde el gobierno mexicano afirma que los estudiantes desaparecidos fueron asesinados e incinerados, ni en ninguna parte cerca de esta zona. Además, un estudio meteorológico de la zona revela lluvias moderadas en la noche de la desaparición de los estudiantes. Estos documentos proporcionan más evidencia que respalda la conclusión de los Expertos de que los 43 estudiantes desaparecidos no fueron quemados en el basurero.
  • El gobierno está investigando las denuncias de tortura de los individuos detenidos en el caso. El Grupo de Expertos reveló que los informes médicos de la PGR muestran que el 70% de los detenidos en el caso tenía lesiones que pueden corresponder a torturas o malos tratos. La confirmación del uso de tortura socavaría aún más la credibilidad de la investigación inicial del gobierno. Por ejemplo, cuatro individuos, cuyos testimonios sirvieron come base para la teoría del gobierno de que los estudiantes habían sido quemados en el basurero, afirman haber sido torturados, incluyendo Patricio Reyes Landa, cuyo caso fue resaltado un artículo reciente de The Wall Street Journal.

Haga clic aquí para más recursos sobre el caso de Ayotzinapa.