11 Jun 2009 | Informe | Noticias

CAFTA-RD y los derechos de los trabajadores: Pasando del papel a la práctica

Después de tres años de estudiar el impacto del tratado de libre comercio CAFTA-RD en los derechos laborales, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus siglas en inglés) publica hoy un estudio que revela que a pesar de las promesas de los países miembros del CAFTA-RD de mejorar el estado de los derechos laborales y los millones de dólares invertidos para este objetivo, las condiciones laborales en estos países no han mejorado y las violaciones no han disminuido. Lo que es peor, WOLA prevé que con la crisis económica mundial la situación laboral en Centroamérica se deteriore aún más.

El informe de WOLA titulado CAFTA-RD y los derechos de los trabajadores: pasando del papel a la práctica, analiza la inversión de Estados Unidos de $20 millones anuales en los países miembros para el mejoramiento de las prácticas laborales y evalúa si ha habido progreso en este tema desde la firma del tratado. El reporte de WOLA encontró que el dinero dirigido a la implementación de los proyectos laborales no fue suficiente para resolver los problemas históricos laborales, ni la impunidad con la que muchos empleadores actúan. Los abusos laborales en los países miembros del CAFTA-RD continúan abundando e incluyen: la obstrucción al derecho de formar sindicatos, despidos ilegales, horas extras forzadas, el uso de listas negras, discriminación de género y cierres ilegales de maquilas. De suma preocupación es el asesinato de sindicalistas: en Guatemala, desde enero de 2007, seis líderes sindicalistas han sido asesinados, cuatro de ellos en el 2008. Además, los gobiernos han sido lentos en aprobar la legislación laboral identificada como prioritaria antes de la firma del tratado.

“El problema principal es la falta de respeto a los derechos laborales por parte de los empleadores y la impunidad de la que ellos gozan”, dijo Vicki Gass, encargada del programa de derechos y desarrollo en WOLA  y autora del reporte. “Se tiene que hacer más, los esfuerzos en la región han sido válidos, pero insuficientes”, puntualizó.

"Estamos visitando Washington DC para demostrar que se siguen violando sistemáticamente las leyes laborales y de derechos humanos," dijo Arturo Ruiz, Secretario General de USTAC de Guatemala y Coordinador de ISP en Guatemala y Coordinador de ITF para América Central. "En cuanto a derechos humanos nos referimos al derecho a la vida, ya que a muchos de nuestros compañeros los han amenazado, asesinado o han tenido que salir del país", puntualizó.

"El cierre de la fábrica nos ha impactado de muchas formas. Además de las amenazas de muerte, ya no podemos mandar a nuestros hijos a la escuela, porque ya no tenemos el dinero", agregó Norma Estela Mejia Castellanos, Vice-presidente del sindicato Sitrajerzeesh en Honduras, sindicato de trabajadores de la corporación Russell, la cual recientmente cerró la fabrica Jerzees de Honduras, causando una polémica que forzó a varias universidades estadounidenses, incluyendo Columbia University y Cornell, a terminar su contrato en febrero de este año con la corporación Russell. "Muchos de nuestros compañeros ya vendieron sus artíclos de sus casas para comprar su alimentación y pagar la renta de sus cuartos," lamentó.

Vicki Gass, Arturo Ruiz, y Norma Estela Mejia Castellanos están esta semana sosteniendo reuniones con miembros del congreso estadounidense y representantes de la administración de Obama para discutir las condiciones laborales en los países del TLC, las conclusiones del estudio y las recomendaciones para el futuro.

El informe de WOLA recomienda a los gobiernos: promover una cultura de respeto por los derechos laborales al fortalecer los mecanismos de aplicación de ley a través de multas a los empleadores que violen los derechos, y proveer apoyo directo a los sindicatos y las ONG que trabajan en el tema de derechos laborales. También exhorta a la Administración de Obama a renegociar el tratado de libre comercio para hacer que las violaciones laborales tengan el mismo peso y castigo que las violaciones comerciales, y a la vez, establecer un proceso más ágil para el sometimiento de quejas y la resolución de conflictos. Por último, WOLA urge a la Administración de Obama a tomar las lecciones del CAFTA-RD en relación a los tratados de libre comercio en Colombia y Panamá.

“Estados Unidos debe apoyar los esfuerzos por fortalecer los derechos laborales y combatir la impunidad en los países del CAFTA-RD a través de la renegociación del tratado, aumentando el peso y castigo de las violaciones laborales para que sean equivalentes a las violaciones comerciales” concluyó Vicki Gass.   

Para más información contactar a:

Vicki Gass, Encargada del Programa Derechos y Desarrollo,

202-797-2171, [email protected]