8 Apr 2013 | Análisis | Noticias

Cuatro hechos sobre la legislación de armas y la violencia de los carteles en México

El Senado de Estados Unidos está debatiendo varias propuestas para evitar la violencia por armas, incluyendo a las verificaciones de antecedentes universales, penalidades más rígidas para el tráfico de armas, una prohibición de armas de asalto y una prohibición de recámaras de alta capacidad.

Además de facilitar la prevención de la violencia por armas en Estados Unidos, estas reformas ayudarán a detener el tráfico ilegal de armas a México y evitarán que las armas lleguen a las manos de los carteles de la droga.

Cuatro hechos sobre el tráfico ilegal de armas a México:

1. Los carteles mexicanos de la droga obtienen la mayoría de sus armas de Estados Unidos. El setenta por ciento de las armas recuperadas en México e investigadas entre 2007 y 2011 provinieron de Estados Unidos. Las razones son obvias: es casi imposible comprar legalmente armas en México, pero existen más de 8,000 vendedores de armas en los estados fronterizos de Estados Unidos. Los carteles mexicanos de la droga pueden adquirir fácilmente armas en Estados Unidos a través de “compradores paja” o en las exposiciones de armas.

2. Los traficantes de armas intentaron contrabandear 250,000 armas a México entre 2010 y 2012, de acuerdo con el estudio reciente de la Universidad de San Diego. Sólo cerca del 15 por ciento de estas armas fue interceptado.

3. La violencia relacionada con las drogas continúa devastando las comunidades en México. Más de 60,000 personas han sido asesinadas en la violencia relacionada con las drogas en México desde 2006 y han habido casi 1,000 ejecuciones en el primer mes del mandato del Presidente Enrique Peña Nieto. Los ciudadanos estadounidenses también han sido víctimas de la violencia en México. El Departamento de Estado reportó que más de 100 ciudadanos estadounidenses fueron asesinados en México en 2011.

4. La “Ley para detener el tráfico ilegal de armas 2013”, la cual es parte del paquete propuesto de legislación, prohíbe específicamente el contrabando de armas de Estados Unidos.

El Presidente de la Asociación Americana de Abogados Fiscalistas, David LabBahn, declaró recientemente que “debido a la falta de un estatuto federal dedicado a la prohibición del tráfico ilegal de armas, un gran número de estas se han desviado del comercio legítimo al comercio criminal cada año”.