24 May 2013 | Análisis

Cuba, el Informe sobre el Terrorismo y la Lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo

Por Geoff Thale y Mavis Anderson*

En las últimas semanas, las noticias han indicado que el Departamento de Estado de Estados Unidos perdería la fecha límite para su informe anual sobre el terrorismo. Y han observado que el Departamento de Estado no planea utilizar el informe para eliminar a  Cuba de la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo. (A principios de este año, algunos informes de prensa habían insinuado que el Departamento de Estado estaba contemplando eliminar a  Cuba de la lista.)

¿Significa esto que la administración ya no está contemplando eliminar a  Cuba de la lista? ¿Debemos nosotros que apoyamos una relación más racional entre Estados Unidos y Cuba, bajar los brazos en desesperación? No, y no. El presidente puede eliminar a Cuba de la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo en cualquier momento. De hecho, pocos comentaristas esperaban que se eliminara a Cuba de la lista esta primavera, dado las grandes batalles legislativas que han surgido sobre la inmigración y el control de armas.

Eso no quiere decir que las personas sensatas no deberían oponerse cuando se publica el informe y Cuba aparece otra vez en la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo.

Pero es importante reconocer que el Departamento de Estado va a tener muchas oportunidades a lo largo de este año para dar pasos hacia eliminar a Cuba de la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo. De hecho, es por esta posibilidad que los oponentes al cambio están trabajando tanto para convencer a la administración de quedarse de brazos cruzados. Los representantes Ileana Ros-Lehtinen, Mario Diaz-Balart, y Albio Sires recientemente mandaron una carta al Secretario de Estado John Kerry, pidiendo que se mantenga a Cuba en la lista.

A pesar de que algunos aspectos de las políticas de Estados Unidos hacia Cuba—en particular el embargo y la prohibición de viajes—sólo pueden ser modificados por el Congreso, hay varias medidas significativas que la administración de Obama puede tomar sin la necesidad de aprobación por parte del Congreso. Eliminar a Cuba de la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo es una de las más significativas.

Eliminar a Cuba de la lista constituiría un paso importante en la dirección correcta: transmitiría un mensaje al gobierno cubano que Estados Unidos quiere mejorar la relación. Puede ayudar a crear condiciones propicias para el tipo de diálogo y negociaciones que se necesitan para abordar muchos asuntos de interés común, incluso la liberación del contratista de USAID, Alan Gross, quien está cumpliendo actualmente una condena a 15 años en Cuba. Eliminar a Cuba también transmitiría un mensaje importante y tan esperado a los gobiernos latinoamericanos de todo el espectro político. En ámbitos públicos y privados, los gobiernos latinoamericanos han aclarado a la administración Obama que el político estadounidense hacia Cuba necesita cambiar.     

*Geoff Thale es el director de programas de WOLA; Mavis Anderson es la coordinadora principal del programa de Cuba en el Latin America Working Group.