2 May 2012 | Análisis | Noticias

Décimo aniversario de la masacre de Bojayá

El 2 de mayo de 2002, más de 79 personas, incluyendo niños, fueron masacradas en Bojayá, Colombia. En el décimo aniversario de esta tragedia, expresamos nuestro más sentido pésame a sus víctimas (la mayoría de los cuales eran afro-colombianos) y hacemos un llamado al gobierno colombiano a cumplir con las recomendaciones nacionales e internacionales para impartir justicia y reparaciones.

Bojayá, que se encuentra en el departamento del Chocó en el noroeste de Colombia, ha sido históricamente abandonada por el Estado y es un corredor estratégico para los actores armados ilegales. La masacre de Bojayá fue el resultado de un enfrentamiento armado entre las guerrillas de las FARC y los paramilitares de las AUC. Durante la confrontación, las FARC lanzaron pipetas a una iglesia llena de civiles que las AUC estaban utilizando como un escudo humano. La masacre provocó el desplazamiento forzado de 5.771 personas a Quibdó, la capital del Chocó.

A pesar de las recomendaciones hechas por las Naciones Unidas, la Corte Constitucional de Colombia y la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, la justicia y las reparaciones siguen siendo elusivas para las víctimas de la masacre.

Hoy, a diez años del día de la masacre de Bojayá, hacemos un llamado a las autoridades colombianas y a la comunidad internacional para apoyar a los esfuerzos para proporcionar reparación plena a las víctimas de la masacre. Asimismo, instamos a todas las partes del conflicto en el Chocó (las fuerzas armadas, los paramilitares y la guerrilla) a respetar los derechos de los civiles de acuerdo con en el derecho internacional humanitario, los Principios Rectores del Desplazamiento Interno de la ONU, y la legislación que protege a los derechos colectivos de la tierra de los pueblos afro-colombianos e indígenas.

Para obtener más información sobre el impacto del conflicto armado interno en el Chocó, le recomendamos los siguientes recursos:

*Foto por Javier Casella