(AP/Fernando Llano)

5 Mar 2019 | Análisis

El díficil camino hacia adelante: Venezuela y el Grupo de Contacto Internacional

Durante el último mes, el Grupo de Contacto Internacional (GCI) para la crisis de Venezuela ha estado trabajando con socios internacionales para “establecer las garantías necesarias para un proceso electoral creíble” y para permitir la entrega de ayuda humanitaria. Del 20 al 22 de febrero, una misión técnica del Grupo de Contacto estuvo en Caracas y llevó a cabo reuniones con las partes interesadas del régimen de Maduro, la oposición y la sociedad civil. Las conversaciones en torno a las elecciones están en curso, y pareciera que la Unión Europea podría lograr un progreso más inmediato en el tema humanitario. El Grupo de Contacto se reunirá nuevamente en Montevideo, Uruguay, a mediados de marzo, y deberá emitir una declaración pública sobre su progreso.

En un análisis para la Fundación Carolina una asociación público-privada con sede en España el Asesor Principal de WOLA David Smilde y el Subdirector para Venezuela Geoff Ramsey argumentan que el Grupo de Contacto Internacional es la alternativa más prometedora para facilitar un retorno pacífico a la democracia en Venezuela. Como señalan los autores, los Términos de Referencia del GCI han sido bien formulados para evitar un diálogo vacío. El Grupo tiene el mandato explícito de no ser un mediador, sino de presionar para que se den las condiciones necesarias para el desarrollo de elecciones creíbles, de modo que los propios venezolanos puedan elegir a sus líderes. Si bien el camino está lleno de escepticismo e intransigencia, con paciencia y pragmatismo se puede producir resultados.

Leer el Análisis Completo