22 Apr 2013 | Análisis

El proyecto de ley del Senado establece un estándar imposible en seguridad fronteriza

Por Adam Isacson

Ocho senadores presentaron la semana pasada una reforma migratoria ambiciosa (S. 744). Tan ambiciosa, de hecho, que establece un estándar de seguridad fronteriza que puede ser casi imposible en la realidad.

Para entender el por qué, consideremos estas definiciones del texto de la legislación.

El proyecto de ley establece una "Meta de seguridad fronteriza" para alcanzar y conservar un "control efectivo" en los "sectores fronterizos de alto riesgo" a lo largo de la frontera de Estados Unidos y México.

Define a los "sectores fronterizos de alto riesgo" como aquellos donde las autoridades detuvieron a 30,000 ó más inmigrantes en un año. De los nueve sectores en los cuales la Patrulla Fronteriza divide la frontera de Estados Unidos y México, cinco fueron de "alto riesgo" en 2011 y tres fueron de "alto riesgo" en 2012.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Define el "control efectivo" como "la capacidad de alcanzar y conservar, en un sector de la Patrulla Fronteriza, una vigilancia persistente y una tasa de eficacia del 90 por ciento o superior".

Aquí es donde las cosas se complican.

  • La ley define a la "tasa de eficacia" como "el porcentaje calculado al dividir el número de detenciones y deportaciones en el sector durante un año fiscal por el número total de entradas ilegales en el sector durante tal año fiscal”.

En otras palabras:

  

 

Por lo tanto, para alcanzar una tasa de eficacia del 90 por ciento, las autoridades tendrían que capturar o perseguir para regresar al territorio mexicano al 90 por ciento de todos los migrantes que detecten.

Creemos que este objetivo de una "tasa de eficacia" del 90 por ciento en los "sectores fronterizos de alto riesgo" es muy probable que no se logre.

Aquí, de un reporte de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental de 2012, se encuentran las "tasas de eficacia" de los denominados sectores de "alto riesgo" en 2011. (Los datos de 2012 sobre las "deportaciones" y los que "se escapan" no están actualmente en el dominio público.)

  • La tasa de eficacia de San Diego, California, del 91.9 por ciento: 42,389 detenciones; 8,922 "devoluciones"; y, 4,553 "escapados”
  • El Centro, California, 90.5 por ciento: 30,172; 4,402; y, 3,612
  • Tucson, Arizona, 84 por ciento: 124,363; 43,539; y, 25,376
  • Laredo, Texas, 84 por ciento: 35,2011; 14,233; y, 9449
  • Valle del Río Grande, Texas, 70.8 por ciento: 59,450; 27,418; y, 35,759

Con cifras como estas puede parecer que el objetivo de "eficacia" del 90 por ciento es casi cumplido. Debería ser fácil, ¿cierto?

Falso. El proyecto de ley de reforma migratoria estará basado en nuevas tecnologías de vigilancia y detección. Una vez que estén listas, estas revelarán que las tasas de eficacia actuales son mucho más bajas que lo que se habían considerado. La meta de un "control efectivo" continuará estando muy alejada.

Aquí está el escenario probable: S. 744 solicita $3 mil millones de dólares estadounidenses para pagar a los agentes adicionales de la Patrulla Fronteriza, puestos y personal de puertos de entrada, además de un nuevo rol para la Guardia Nacional. (Otros $2 mil millones de dólares serían añadidos si la "Meta de seguridad fronteriza" no se cumple en los próximos cinco años.) $1.5 mil millones de dólares adicionales pagarían una nueva valla. Los $3 mil millones de dólares también servirían para las nuevas tecnologías, incluyendo:

  • Capacidades de vigilancia y detección desarrolladas o utilizadas por el Departamento de Defensa para aumentar la conciencia de la situación.
  • Sistemas de vigilancia fijos, móviles y portátiles por agentes.
  • Sistemas aéreos no armados y no tripulados (dronos) y aeronaves no armadas de ala fija.
  • Despliegues de la Guardia Nacional para instalarlos y operarlos.

Esta tecnología —especialmente los nuevos artículos utilizados con anterioridad solo por el Departamento de Defensa— va a encontrar más personas que cruzan la frontera en áreas donde no han sido detectadas hoy en día. Pero la tecnología no facilitará su detención.

Esta es la conclusión alarmante del reporte del 4 de abril del Centro para el Reporte de Investigación (CIR, por sus siglas en inglés), el cual obtuvo documentos sobre un nuevo sistema de radares, utilizado por el Departamento de Defensa en Afganistán, que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanasde Estados Unidos comenzó a probar a lo largo del Sector Tucson en la frontera de Arizona a penas el año pasado.

El sistema VADER "puede revelar a cada hombre, mujer y niño bajo su mira desde una altura de cerca de 25,000 pies". Esta capacidad le dio a las autoridades estadounidenses un resultado perturbador: encontraron que se habían perdido muchos más cruces de lo que pensaban. De acuerdo con el reporte del CIR:

Entre octubre y diciembre, según los registros, la aeronave, operada remotamente, detectó 7,333 personas que cruzaban la frontera durante sus misiones en Arizona. Sin embargo, los agentes de la Patrulla Fronteriza reportaron 410 detenciones durante ese tiempo, de acuerdo con un reporte interno de la agencia.

Otro reporte que destaca lo que el sistema del radar detectó desde octubre hasta mediados de enero subraya la lucha de la agencia por medir los resultados y muestra cifras en conflicto. Los agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a 1,874 personas que cruzaron que el sensor identificó, pero 1,962 más se escaparon a su captura.

Por ejemplo, en una semana en enero, el sensor detectó 355 "desmontes" o movimiento a pie, en el lado estadounidense de la frontera en Arizona. Los agentes de la Patrulla Fronteriza capturaron a 125 de estas personas, alrededor del 35 por ciento, mientras que 141 personas adicionales evadieron la detención y 87 más se regresaron al sur hacia México. Dos no fueron contabilizados.

La última cita, la cual incluye a los migrantes "devueltos", es la única por la cual podemos calcular una "tasa de eficacia": para esa muestra, es el 60.3 por ciento, mucho más por debajo del 87 por ciento de la tasa de eficacia del Sector Tucson citada con anterioridad.

Imaginemos este resultado multiplicado a través de la frontera. El desplegar ampliamente al VADER y otras tecnologías, como lo propone hacer S. 744, revelará qué tan lejos están las autoridades de la tasa de eficacia del 90 por ciento.

Mucho de lo que los nuevos aparatos detectan será en las zonas más remotas y de difícil acceso: maleza, desierto y otras zonas vírgenes, a menudo docenas de miles de caminos o incluso los centro de población más pequeños. Las personas que cruzan la frontera en estas zonas son aquellas que son más difíciles y costosas de detener. Y si las detenciones aumentaran en un sector de "alto riesgo", dificultando el viaje a los migrantes, un resultado probable que se cambiará a las áreas remotas en otros sectores, incluyendo aquellos no considerados como de "alto riesgo" hoy en día.

Los $3 mil millones de dólares adicionales en el proyecto de ley de los senadores fortalecerán aún más una fuerza que ya se ha duplicado en tamaño desde 2005 y se ha quintuplicado desde 1993. Durante estos 20 años, la cifra de detenciones de migrantes por agente de la Patrulla Fronteriza se ha desplomado de 327 a 19. Pero incluso si la Patrulla Fronteriza duplicara de nuevo sus niveles de personal —algo que no propone S. 744—, aún no sería suficiente mano de obra para detener al 90 por ciento de todas las personas que cruzan que son detectadas en las áreas difíciles e inaccesibles a lo largo de las 1,969 millas de la frontera de Estados Unidos y México. Especialmente, ya que en muchos de los casos la persecución tendría que realizarse a pie y en condiciones de mala visibilidad terrestre, en especial durante la noche.

¿Qué pasa si no se alcanza la meta del 90 por ciento? Afortunadamente, S. 744 no hace que sus cláusulas migratorias —como el "camino a la ciudadanía"— estén supeditadas a esta meta no realista. El estándar de "control efectivo" no es un "detonador" para el resto del proyecto de ley, como algunos legisladores habían favorecido.

En cambio, la Comisión Sureña de Seguridad Fronteriza, formulará las recomendaciones para gastar otros $2 mil millones en más mano de obra y tecnología en la frontera. Mientras tanto, los críticos de la reforma migratoria utilizarán cada foro disponible para aprovecharse de la "falla" de la ley de cumplir con su propia "Meta de seguridad fronteriza".

____________________________________________________

Recursos adicionales del Proyecto de Seguridad Fronteriza y Migración de WOLA