7 Feb 2013 | Análisis | Noticias

El racismo y la violencia continúa contra los afrocolombianos

Estimados asesores de los Representantes del Caucus Negro del Congreso de los Estados Unidos,

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) desea señalar su atención a los siguientes hechos relativos alos derechos de los afrocolombianos en Colombia.

Incidente Racial Contra Profesora en Cartagena

El 19 de enero de 2013, Claudia Mosquera Rosero profesora afro-colombiana de la Universidad Nacional de Colombia fue víctima de insultos racistas en Cartagena, Colombia. La Profesora Mosquera ha presentado una demanda contra el agresor. El Heraldoinformó que entre 2012 y 2013, los afro-colombianos fueron sometidos a otros comentarios despectivos y racistas. En mayo de 2012, el concejal de Bogotá Jorge Duran Silva afirmó que la crisis legislativa que afecta a la ciudad era semejante a "una manada de negros". Asimismo, en mayo de 2012, un diputado de Antioquia hizo un comentario racista en referencia a las inversiones de dinero a la población afrocolombiana en la región del Chocó, explicando que era una pérdida de tiempo. Fue inhabilitado de su cargo por cinco meses por la oficina del Fiscal General. El 11 de enero de 2013, una ex reina de belleza sufrió un ataque racista cuando un empleado del aeropuerto le dijo que "no era más que una simple negra que no debía hablar." El 29 de enero de 2013, el Programa Presidencial de Colombiapara los afro-colombianos denuncio y lamento el ataque de discriminación racial sufrido por la profesora Mosquera.

Alarmante situación de Derechos Humanos en Tumaco, Nariño

En diciembre de 2012, la Diócesis Católica de Tumaco publicó un alarmante informe sobre los abusos contra los derechos humanos que enfrenta la población afrocolombiana e indígena en el departamento de Nariño. El informe que cubre el periodo de enero 2011 hasta junio 2012 detalla el impacto de las medidas adoptadas por las FARC y la guerrilla del ELN, los grupos paramilitares (Rastrojos y Águilas Negras), y las fuerzas armadas colombianas contra la población civil. En varios hechos, los guerrilleros de las FARC detonaron artefactos explosivos en estaciones de la policía que mataron e hirieron a civiles. El 2 de junio de 2012, por ejemplo, una explosión en la estación de Chilvi en Tumaco asesinó a Jorge Moya, su esposa y otros dos civiles. Otra explosión que tuvo lugar al día siguiente en la calle principal de Tumaco dejó un civil y dos policías muertos e hirió a otros 13 civiles. Las operaciones de combate resultaron en la muerte de civiles, el desplazamiento y la exposición a minas antipersonales. La actividad paramilitar incluyó torturas, asesinatos, amenazas de muerte y extorsión a civiles. Varias personas fueron víctimas de desapariciones forzadas por desconocidos y posteriormente encontrados muertos. El grupo indígena Awá sufrió múltiples abusos de parte de grupos armados ilegales. Las mujeres se vieron profundamente afectadas por la violencia. En 2012, la Pastoral recibió más de 500 mujeres que fueron víctimas de diferentes abusos. Los casos documentados por el Pastoral incluyen tres casos de violencia de género, 10 casos de abuso sexual, 82 casos de tortura, 165 amenazas de muerte, y 30 casos de extorsión.

Asesinato del Líder Afrocolombiana Miller Angulo de AFRODES

El 1 de diciembre 2012 sicarios asesinaronal líder afrocolombiano Miller Angulo, miembro de la Asociación de Afrocolombianos Desplazados (AFRODES) y activista de alto perfil para los desplazados internos en Tumaco. El Sr. Angulo deja una esposa y dos hijos. Este asesinato se produjo después de haber recibido varias amenazas de muerte por parte de grupos armados ilegales. El Comisionado de la ONU para los Refugiados y la Oficina de las Naciones Unidas sobre los Derechos Humanos en Colombia, también condenaron el asesinato de Miller.

El asesinato de Miller se produjo después que recibiera amenazas de muerte por  correo electrónico emitidos  por parte de grupos paramilitares en noviembre 13, 2012. Las amenazas de muerte también incluían varios afro-colombianos, indígenas, y grupos de derechos humanos y de trabajo que trabajan en estrecha colaboración con WOLA. Grupos amenazados incluían AFRODES (galardonado con el premio WOLA de derechos humanos en 2010), CODHES, INDEPAZ, SINALTRAINAL, MINGA, CCAJAR, MOVICE y numerosas organizaciones regionales de mujeres afrocolombianas y de desplazados internos. Los grupos de mujeres incluían la Asociación de Mujeres del Norte del Cauca (ASOM), cuyo trabajo apareció en la serie de PBS "The War We Are Living" y la Liga de Mujeres Desplazadas en Cartagena.

AFRODES Protesta y Pide Seguridad para Líderes Afrocolombianos

El 11 de diciembre 30 líderes afrocolombianas desplazados, afiliados con AFRODES y de diferentes partes del país aprovecharon la oportunidad de participar en el lanzamiento del Foro de Políticas Públicas de Derechos Humanos organizado por el Gobierno Colombiano para participar en un acto de desobediencia civilno-violenta. Cuando el vicepresidente Dr. Angelino Garzón puso en marcha la política de derechos humanos, un líder desplazado se acostó en el suelo con el fin de protestar los asesinatos de líderes afrocolombianos y para llamar la atención sobre el hecho de que mientras hacen su trabajo no están protegidos y el gobierno Colombiano no toma la seguridad de la población afrocolombiana en serio.

AFRODES EE.UU. inició una petición de Change.org dirigida a la Embajada de EE.UU. en Bogotá, alentando al Embajador McKinley para intervenir en nombre de los líderes de AFRODES que buscan seguridad y las organizaciones amenazadas por paramilitares el 13 de noviembre de 2012. La petición ha recibido más de 1.300 firmas. La Embajada de los EE.UU. respondió a las solicitudes de intervención explicando que está participando en la Unidad Nacional de Protección de Colombia (UNP) en temas de seguridad para AFRODES. Como resultado de ello, los pasos hacia la obtención de medidas de protección adecuadas para algunos miembros de AFRODES han avanzado. Actualmente, la UNP está dialogando con AFRODES para desarrollar un programa piloto de medidas de seguridad colectiva que se está coordinando con varias agencias del gobierno colombiano. Este programa piloto incluirá visitas a seis diferentes comunidades afrocolombianas que AFRODES representa, con el fin de tener una reunión con los residentes y hablar sobre sus deseos para la estructuración de esquemas de protección colectivas.

Si bien las medidas en marcha son positivas, queremos reiterar que los líderes de AFRODES aún no han recibido medidas de seguridad solicitadas desde julio de 2012, y como tal, los líderes siguen siendo inmensamente vulnerables. En enero, los líderes de AFRODES experimentaron nuevos incidentes de seguridad, incluyendo un ataque físico contra su presidente Marino Córdoba. Además, el 17 de enero, un hombre sospechoso fue descubierto examinando la oficina AFRODES en Bogotá y parecía analizar la actividad del p
ersonal.

Crítica Situación de Seguridad Para Mujeres Afrocolombianas en Buenaventura

El 17 de noviembre, el Proceso de Comunidades Negras (PCN) publicó un informe alarmante sobre la situación de seguridad que enfrentan las mujeres afrocolombianas en Buenaventura. La situación general de seguridad en Buenaventura se ha deteriorado significativamente en los últimos meses. En el mes de octubre, al menos 30 personas perdieron la vida, numerosos desplazamientos han tenido lugar y los civiles fueron víctimas de unos 35 tiroteos entre los grupos armados ilegales. Esta situación, junto con la de Tumaco y Quibdó, donde violencia similar está teniendo lugar, llevó a la Diócesis de Tumaco, Buenaventura y Quibdó poner un SOS instando la intervención nacional e internacional para proteger las vidas de civiles.

En Buenaventura, las mujeres afrocolombianas están siendo sometidas a brutales actos de violencia. En los últimos tres años, grupos armados ilegales torturan, descuartizan, y decapitan a las mujeres para luego mostrarlas públicamente. Estos actos brutales tienen el propósito de enviar un mensaje de terror espantoso a los afro-colombianos que viven en esta área dominada por paramilitares y en el cual todo el mundo hace exactamente lo que ellos digan.

También aprovechamos esta oportunidad para volver a circular el comentario de USW y WOLA en colombiareports.com sobre derechos laborales que resume los acontecimientos recientes respecto a trabajadores afro-colombianos.

Alentamos al Caucus Negro del Congreso (CBC) para seguir de cerca la preocupante evolución de derechos humanos y los derechos laborales de los trabajadores afro-colombianos y que el Caucus aumente la visibilidad de los abusos que se producen en contra de estas comunidades.

En cuanto a los casos enumerados precedentemente, solicitamos que el CBC sugiera al Embajador McKinley hacer una declaración pública condenando los asesinatos y amenazas contra líderes afrocolombianos y sus comunidades.

Las autoridades colombianas deben ser alentadas para proporcionar las medidas individuales de protección solicitadas por AFRODES y otros grupos que aparecen en la amenaza de muerte del 13 de noviembre. Colombia también debe investigar el asesinato de Miller Angulo y llevar los responsables ante la justicia. El Congreso de EE.UU. debe involucrarse en el programa piloto de medidas colectivas encabezado por AFRODES y la UNP mediante el seguimiento de su progreso y garantizando su financiación a través de USAID.

El reciente incidente racial en Cartagena subraya la importancia del Plan de Acción Racial de Estados Unidos y Colombia. WOLA anima al CBC a ser más activo garantizando que estos planes de cambio hacia la lucha contra la discriminación racial en Colombia sean eficaces.

Teniendo en cuenta que el puerto de Buenaventura es clave para el Acuerdo de Libre Comercio Estados Unidos-Colombia y que en particular el área donde estos femicidios se están llevando a cabo es la misma área designada para la expansión del puerto para dar aforo al comercio que incrementará como resultado del TLC, recomendamos que el CBC tome medidas para hacer frente a esta situación.

Agradecemos su atención en esta materia. Para más información por favor contacte a Gimena Sánchez, de WOLA en [email protected]  (202) 797-2171.