22 May 2013 | Informe

Inversión Pública en Agricultura Familiar

En los últimos años, ha habido un interés renovado entre donantes y gobiernos sobre el papel de la agricultura familiar en contribuir al desarrollo rural. En los años 1980 y 1990, los gobiernos de Latinoamérica y los donantes internacionales se esforzaron por reducir el gasto público en agricultura, e interés en los agricultores pequeños parecía destinado a menguar indefinidamente. Un nuevo informe de WOLA, Inversión Pública en Agricultura Familiar: Nuevas Oportunidades en México y América Central, repasa el resurgimiento de la agricultura familiar en el discurso político.

El informe se enfoca en México y América Central, donde la pobreza persistente y el subdesarrollo del sector rural han ayudado a impulsar la inmigración hacia los Estados Unidos en las últimas décadas. Encuentra que los gobiernos de México y América Central han iniciado varias iniciativas para la agricultura familiar en los últimos años y que han dado más prominencia a agricultores pequeños en la retórica oficial y en las estrategias de desarrollo. Sin embargo, el informe también muestra una discrepancia entre el modo en que las nuevas iniciativas son enmarcadas y los programas que realmente contienen. 

La inversión pública en agricultura permanece baja, especialmente en comparación con los años 1980s, y el gasto público frecuentemente favorece a agricultores afluentes. Aun cuando el gasto público se dirige a la agricultura familiar, propende a consistir mayormente en apoyos asistencialistas, sea en forma de subsidios directos o en la distribución de ganado, semillas o fertilizante. Si bien es positivo que gobiernos y donantes expresen un interés renovado en la agricultura familiar, este interés todavía no ha llegado a producir estrategias integrales para ayudar a agricultores a tener éxito.

Por favor encuentra el informe aquí.