30 Nov 2012 | Análisis | Noticias

Mientras se reúne el Senado colombiano, la situación de los derechos laborales sigue siendo grave

Pronunciamiento de WOLA

WOLA mantiene la preocupación por la situación laboral en Colombia. En 2012, al menos 15 sindicalistas han sido asesinados, y se ha recibido más de 300 nuevas amenazas de muerte. A pesar de que el Plan de Acción Laboral (PAL) ha llevado unos cambios positivos en el marco laboral colombiano, una mayor parte de los trabajadores colombianos todavía no pueden ejercer sus derechos laborales o beneficiar de las protecciones garantizadas bajo la ley colombiana. En los sectores portuarios, petroleros, de aceite palma, mineros, azucareros y otros sectores, la tercerización–o la contratación indirecta–sigue ocurriendo. Trabajadores que atentan a cambiar la realidad son regularmente despedidos y perseguidos por sus acciones.

Amenazas de muerte son la norma. Por ejemplo, tan solo en este mes, miembros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria de Alimento (SINALTRAINAL) recibieron amenazas de muerte los días 4, 7, 13 y el 20 de noviembre. En los últimos treinta años, SINALTRAINAL ha tenido 24 de sus miembros asesinados, dos desaparecidos, 14 encarcelados, 49 desplazados y seis exiliados. Falsos cargos legales también existen contra varios de sus miembros, incluyendo William Mendoza y Juan Carlos Galvis Galvis.

WOLA comparte la preocupación expresada por los Miembros del Congreso de los EE.UU el 30 de noviembre, y está en acuerdo de que los Estados  Unidos y Colombia deben tomar más acciones para realizar la implementación del PAL. Esperamos recibir los testimonios de los sectores energéticos, biocombustibles y petroleros dados en la audiencia del día de hoy sobre los derechos laborales en la ciudad de Villavicencio, Meta, organizada por el Senado Alexander López Maya, y WOLA continuará abogando por el mejoramiento de la situación laboral en Colombia.

Foto: Villavicencio, Meta, Colombia; sitio de las audiencias.