17 Jun 2014 | Informe | Noticias

La otra frontera de México: Seguridad, migración y la crisis humanitaria en la línea con centroamérica

Descargue el informe Lea el resumen

Por Adam IsacsonMaureen Meyer, y Gabriela Morales, Consultora

Washington, DC—El martes 17 de junio, WOLA publicará un nuevo informe titulado La otra frontera de México: Seguridad, migración y la crisis humanitaria en la línea con centroamérica, en el que se examina los padrones migratorios, el tráfico y trata de personas, la seguridad y las políticas estadounidenses y mexicanas en la frontera sur de México. Con docenas de imágenes, mapas, estadísticas y testimonios, el informe explica no solo cómo se ve la “otra frontera” de México, sino que también muestra muy claramente que la emergencia humanitaria real no es solamente en los refugios y centros de detención en el  sur de Texas—abarca lo largo de la ruta migratoria hacia los Estados Unidos.

Para leer el resumen ejecutivo, por favor haga clic aquí. 

La otra frontera de México detalla lo que está en juego para los que toman la decisión que están bajo la presión de “hacer algo” sobre el actual aumento de los migrantes en la frontera entre Estados Unidos y México. Contrario a lo que alegan algunos en Washington, este aumento no se debe a un debilitamiento de la seguridad en la frontera de Estados Unidos. (De hecho, el número de personal de seguridad en la frontera entre Estados Unidos y México se ha duplicado en los últimos ocho años.) WOLA ha encontrado que las autoridades mexicanas, así como los albergues de migrantes, han visto un fuerte aumento de la migración centroamericana, la cual incluye el ingreso de familias y niños no acompañados, los mismos que las autoridades en el sur de Texas y a lo largo frontera entre los Estados Unidos y México ahora se están tratando de administrar.

“Todos los días, cientos, si no miles, de migrantes huyen de la pobreza y la violencia en Centroamérica”, afirma Maureen Meyer, Coordinadora Principal del Programa de México y Derechos de Migrantes en WOLA. “A medida que los EE.UU. trata de abordar esta crisis, también tenemos que mirar hacia el sur, y examinar los esfuerzos de seguridad de México a lo largo de su frontera con Guatemala y los múltiples riesgos que enfrentan estos migrantes en su viaje a través de este país.”

El informe documenta una acumulación modesta, pero acelerada, de las fuerzas de seguridad y de la infraestructura financiadas por los Estados Unidos a ambos lados de la frontera entre México y Guatemala. En una serie de recomendaciones, los autores Adam Isacson, Maureen Meyer y Gabriela Morales hacen un llamado a tomar un enfoque que puede ayudar a aliviar la crisis humanitaria que enfrentan los migrantes centroamericanos en tránsito, sin tener que asumir los riesgos de un gran despliegue de fuerzas militares, policíacas, de inteligencia y migratorias que no están entrenadas, coordinadas u obligadas a rendir cuentas.

“No vimos una falta de seguridad fronteriza en la frontera sur de México. La zona está llena de militares, policía, agentes de migración e instalaciones de aduanas”,concluye Adam Isacson, Coordinador Principal del Programa de Seguridad Regional en WOLA. “El problema no está la cantidad de ‘botas’ sobre el terreno. Es que los agentes que están en el terreno carecen de capacitación, coordinación y rendición de cuentas. Simplemente añadir más de ellos, o darles más tecnología, podría empeorar la situación”. 

Haga clic aquí para leer el informe completo.

###