9 Nov 2015 | Informe | Noticias

Informe: El control aumentado en la frontera sur de México

Descargue el informe

Una actualización sobre la seguridad, la migración y el apoyo de EE.UU.

Washington, D.C.—En un informe publicado hoy, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) afirma que, lejos de disuadir a los migrantes de emprender el viaje hacia el norte, los impactos más notables del Programa Frontera Sur de México han sido un repunte significativo en las detenciones y cambios al dónde y cómo los migrantes viajan. Estos cambios dejan a los migrantes expuestos a nuevas vulnerabilidades, a la vez que los aíslan de la red de albergues establecida a lo largo de las rutas tradicionales.

Desde su anuncio en julio de 2014 hasta junio de 2015, el Programa Frontera Sur de México resultó en un incremento del 71 por ciento en las detenciones de migrantes y potenciales refugiados centroamericanos, en comparación con el mismo periodo del año anterior. Con base en investigaciones y visitas durante los últimos dos años a la zona de la frontera sur de México, los investigadores de WOLA han encontrado que el aumento de detenciones y la rápida deportación de los migrantes en México no han coincidido con una mayor capacidad para evaluar a migrantes con el fin de detectar necesidades de protección. Como resultado, muchos son deportados a situaciones peligrosas en sus países de origen.

“Muchas personas de Centroamérica que están huyendo de la violencia y la persecución probablemente califican para asilo en México”, dijo Maureen Meyer, Coordinadora Principal para el Programa de México y Derechos de Migrantes en WOLA. “En lugar de deportarlos rápidamente, el gobierno mexicano debe intensificar sus esfuerzos para evaluarlos adecuadamente para identificar a aquellos que necesitan protección, y para conceder asilo a los que califican”.

Los autores del informe también documentaron un aumento en el número de agentes de migración y las fuerzas de seguridad desplegados en el sur de México, así como un aumento en los retenes móviles y el número de instalaciones aduaneras. Mientras que varios organismos gubernamentales están intensificando sus esfuerzos para hacer frente a la trata de personas y el tráfico, la coordinación entre estos grupos sigue siendo un desafío, y los efectos de los procesamientos hasta ahora han sido limitados. Los esfuerzos más visibles y agresivos del control han sido las redadas en los lugares que los migrantes frecuentan y las operaciones para prevenir que los migrantes viajen en los trenes de carga, las cuales han provocado preocupaciones sobre el uso excesivo de la fuerza y otros abusos por parte de las autoridades involucradas.

“Si eres un migrante o solicitante de asilo centroamericano, el Programa Frontera Sur te ha golpeado con fuerza, entre otros efectos, ha aumentado cuánto pagas a su pollero”, dijo Adam Isacson, Coordinador Principal para el Programa de Seguridad Regional en WOLA. “Pero si eres un ciudadano de la zona fronteriza, no has visto ninguna mejora en tu propia seguridad física o bienestar económico. El Programa Frontera Sur no ha afectado el crimen violento, el traslado de drogas a gran escala ni la corrupción que permite que el crimen organizado y la explotación de migrantes prosperan”.

El informe, titulado El control aumentado en la frontera sur de México: Una actualización sobre la seguridad, la migración y el apoyo de EE.UU.resume lo que se sabe sobre el incremento del apoyo monetario de los Estados Unidos para ayudar a México a asegurar su frontera sur, incluida la ayuda militar y sus destinatarios. El informe pide que la futura ayuda de los Estados Unidos vaya más allá de la gestión fronteriza y fortalezca el apoyo para las reformas institucionales de los organismos migratorios, judiciales y de la seguridad pública. Además solicita que el apoyo dé prioridad a la protección de las personas vulnerables y solicitantes de asilo.

El informe también destaca que el aumento de las detenciones de los migrantes y refugiados potenciales de México no ha resuelto los problemas que llevaron a la “ola” de centroamericanos en la frontera con los Estados Unidos en 2014, pero ha reducido el sentido de urgencia en los Estados Unidos para apoyar a abordar las “causas de raíz” de la migración. A medida que el Congreso de los Estados Unidos sigue debatiendo mayor asistencia a Centroamérica, es crucial que, para que esta ayuda sea eficaz, se dirija a los países u organismos que han demostrado la voluntad política para hacer frente a la violencia, la inseguridad y la pobreza, así como a la corrupción y las instituciones débiles que afligen a los países del Triángulo Norte.

Además, WOLA anuncia el lanzamiento el 18 de noviembre de 2015 del informe conjunto Un camino incierto: Justicia para delitos y violaciones a los derechos humanos contra personas migrantes y refugiadas en México, realizado en colaboración con Fundar: Centro de Análisis e Investigación; Casa del Migrante de Saltillo “Frontera con Justicia”; La 72, Hogar-Refugio para Personas Migrantes; Albergue de Migrantes “Hermanos en el Camino”; la Red Sonora (Iniciativa Kino para la Frontera, Centro Comunitario de Atención al Migrante y Necesitado, y Centro de Recursos para Migrantes); y Un Mundo, Una Nación. Los detalles sobre la conferencia de prensa en Ciudad de México, D. F. se recibirán en breve.

 ###