WOLA: Advocacy for Human Rights in the Americas
26 Jul 2018 | Informe

Respondiendo a un éxodo: la crisis de migrantes y refugiados de Venezuela vista desde las fronteras con Colombia y Brasil

A medida que empeora la crisis política, social y económica en Venezuela, más y más venezolanos huyen de su país cada día. De todos los países sudamericanos afectados por el éxodo en Venezuela, Colombia ha visto la mayor ola de llegadas, ocasionando gran tensión en las instituciones y sistemas locales en un momento en que Colombia también enfrenta el desafío de implementar su histórico acuerdo de paz de 2016. Esta es una oportunidad importante para que Colombia muestre liderazgo en la respuesta humanitaria a los venezolanos que huyen de la crisis; sin embargo, el enfoque adoptado hasta el momento ha tenido importantes deficiencias, lo cual es especialmente preocupante dado que es muy probable que el éxodo de venezolanos se acelere en los próximos meses, sin una solución visible a la crisis.

En un nuevo informe del grupo de defensa de los derechos humanos Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), Respondiendo a un Éxodo: La Crisis de Migrantes y Refugiados de Venezuela Vista Desde las Fronteras con Colombia y Brasil, los expertos de WOLA Geoff Ramsey y Gimena Sánchez-Gárzoli ofrecen una visión general de la respuesta mixta hasta el momento. El informe se basa en una extensa investigación documental realizada por los programas de Colombia y Venezuela de WOLA en los últimos diez años, así como la visita de diez días a la frontera venezolana con Colombia y Brasil en abril del 2018.

Los principales hallazgos del informe y las urgentes recomendaciones de políticas para Colombia incluyen:

  • Colombia debe adoptar un enfoque más humanitario a la crisis migratoria venezolana. Una serie de políticas y regulaciones adoptadas por el gobierno de Colombia ha dificultado que los venezolanos accedan al necesario apoyo humanitario que incluye refugio, atención médica, programas sociales y oportunidades de empleo a fin de mitigar el riesgo de que los venezolanos puedan volverse vulnerables al reclutamiento por grupos delictivos armados activos a lo largo de la frontera. Por ejemplo, el único refugio oficial del gobierno colombiano para migrantes venezolanos, en Cúcuta, tiene capacidad para solo 250 migrantes, y se encuentra mayormente vacío ya que solo está abierto para migrantes con todos sus documentos en orden (que solo una pequeña minoría tiene).
  • La falta de documentación para los migrantes y refugiados venezolanos ha creado desafíos especiales para aquellos que buscan formalizar su estatus migratorio. Debido a la crisis actual, es difícil para la mayoría de los venezolanos obtener documentación básica y actualizada (como cédulas o pasaportes) necesaria para viajar y, en la mayoría de los países, solicitar formalmente la residencia o el estado de protección. Mediante la implementación de regulaciones que requieren que los venezolanos muestren documentación para acceder a refugios u otros servicios, Colombia ha hecho poco para disuadir a los venezolanos de cruzar la frontera hacia su país, en su lugar, los ha puesto en una posición más vulnerable.
  • El hecho de que los venezolanos se estén asentando en áreas donde hay grandes vacíos de seguridad es una preocupación importante. Los datos de Migración Colombia muestran que los principales departamentos que reciben migrantes venezolanos son Norte de Santander (18.6%) y La Guajira (16.9%). Esto los hace no solo vulnerables a la violencia y el daño, sino también al reclutamiento de grupos armados ilegales, en particular, del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

A continuación, descargue una traducción de los principales hallazgos y las recomendaciones del informe en español. El informe completo sólo está disponible en inglés.

Recomendaciones para Colombia

Leer el informe completo