28 Mar 2013 | Análisis | Noticias

Tres precursores del cambio en la política estadounidense hacia Cuba

Por Geoff Thale y Clay Boggs

El embargo estadounidense ha estado en vigor por más de 50 años, así que a veces es difícil creer que algún día terminará. Pero existen signos de que el cambio está aproximándose. Aquí se encuentran tres acontecimientos recientes que son indicadores de hacia dónde se dirige la política estadounidense para Cuba:

La Representante Kathy Castor anunció el 27 de marzo que se opone al embargo, diciendo al Tampa Bay Business Journal que "es tiempo de que EE UU modernice su relación con Cuba, levante el embargo y termine las restricciones de los derechos de los estadounidenses para viajar a Cuba". La Representante Castor no es la primera miembro del Congreso en oponerse al embargo, pero es la primera miembro de la delegación de la Florida en hacerlo. Junto con la elección del Representante Joe García (el primer miembro cubano-americano del Congreso a favor de mejores relaciones entre Estados Unidos y Cuba) y el desempeño estelar del Presidente Obama entre los cubano-americanos en noviembre de 2012, el anuncio de la Representante Castor es un indicativo de los cambios en el cálculo político en la Florida con respeto al tema de Cuba.

Yoani Sánchez visitó recientemente a Estados Unidos. Durante años, el gobierno cubano se negó a permitir que la bloguera cubana Yoani Sánchez viajara al exterior. Sánchez, quien ha ganado numerosos reconocimientos internacionales por su periodismo, fue incapaz previamente de aclamar sus reconocimientos debido a las restricciones del gobierno. Las reformas migratorias de Cuba, las cuales eliminaron la despreciada "hoja blanca" (visa de salida) y (prácticamente) normalizaron el viajar al extranjero de los ciudadanos cubanos, permitieron a Sánchez viajar a Estados Unidos, Brasil y otros diez países. (Otros disidentes bien conocidos han empezado también a viajar al exterior.) Su presencia en Estados Unidos fue un testamento a los cambios que están ocurriendo en Cuba. En Washington, habló ante una multitud abarrotada en el conservador Instituto Cato, donde criticó al gobierno cubano por las restricciones a la libertad de expresión, pero también criticó al gobierno de Estados Unidos por mantener el embargo, el cual, dijo, le da al gobierno cubano una poderosa excusa de sus deficiencias propias. Sánchez también se reunió con los legisladores cubano-americanos conservadores, el Senador Marco Rubio (Republicano de Florida) y la Representante Ileana Ros-Lehtinen (Republicana de Florida), quienes comparten sus críticas hacia el gobierno cubano pero quienes se han distanciado en el pasado de Sánchez porque se les incomoda su posición sobre el embargo estadounidense.

Los reportes noticiosos continuaron indicando que el Departamento de Estado está considerando eliminar a Cuba de la lista de los Estados Patrocinadores del Terrorismo. La política estadounidense sobre Cuba ha sido codificada en ley y poner fin al embargo estadounidense o a la prohibición de viajes a Cuba requiere acción del Congreso. Pero existen muchos pasos que el Presidente y el Secretario de Estado pueden tomar sin la aprobación del Congreso (tanto el Presidente Obama como el Secretario de Estado Kerry han expresado y demostrado previamente su compromiso por cambiar la política estadounidense hacia Cuba). El eliminar a Cuba de la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo es uno de los cambios más significativos que no requiere aprobación del Congreso. Reflejaría la realidad de que Cuba no es una patrocinadora de grupos terroristas, y por lo tanto, ayudaría a mejorar las relaciones y privaría a los de línea dura del Congreso de una herramienta poderosa en sus esfuerzos por endurecer la política estadounidense hacia Cuba. Ahora que Cuba está jugando un papel clave en el proceso de paz en Colombia (el proceso está avanzando con éxitos reales), eliminar a Cuba de la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo también enviaría un mensaje a todo el hemisferio occidental de que Estados Unidos es serio acerca de mejorar su relación con América Latina.

Existen importantes obstáculos políticos y diplomáticos para cambiar la política estadounidense hacia Cuba; una política que ha estado en vigor durante 50 años no puede transformarse de la noche a la mañana. Pero estos eventos recientes son precursores del cambio.

Geoff Thale es el Director de Programas de WOLA. El Sr. Thale ha estudiado asuntos de Cuba desde mediados de la década de los años 90 y ha viajado a Cuba más de una docena de veces, incluyendo con delegaciones de académicos y miembros del Congreso.

Clay Boggs es Oficial de Programas de WOLA para Cuba.

(Foto por Zorilla)