8 Aug 2014 | Análisis | Noticias

WOLA pide una investigación imparcial y respeto al debido proceso en el caso del Padre Antonio Rodríguez

El 29 de julio de 2014, la Policía Nacional Civil de El Salvador arrestó al Padre Antonio Rodríguez López-Tercero, pastor de la parroquia de San Francisco y director del Servicio Social Pasionista, organización que  lleva a cabo programas para jóvenes en Mejicanos, un suburbio de clase media de San Salvador con alta presencia de maras. Durante más de una década, el Padre Toño, como se le conoce, ha trabajado con jóvenes en riesgo y ha abogado por un enfoque en la prevención de la violencia y el empoderamiento de jóvenes. Su trabajo y el de su parroquia son muy respetados tanto a nivel nacional como internacional. WOLA ha trabajado con el Padre Toño, y respeta profundamente su compromiso con los jóvenes y con la prevención social de la violencia pandilleril.

El Padre Toño ha sido acusado de asociación ilícita y actividades conexas vinculadas a su trabajo con la tregua que ha estado en vigor durante los últimos dos años entre las maras rivales en El Salvador. WOLA pide a la Fiscalía General de El Salvador y a los investigadores de la policía llevar a cabo una investigación exhaustiva y profesional.  A su vez, insta respeto por la presunción de  inocencia, y para que el caso sea manejado profesionalmente y no a través de los medios de comunicación. Debido a la controversia política que ha girado en torno de la tregua, es especialmente importante asegurar la imparcialidad de la investigación de este caso, y garantizar el debido proceso del Padre Toño.