(AP Photo/Salvador Melendez)

28 Mar 2022 | Noticias

El Salvador: El estado de emergencia contradice normas internacionales de derechos humanos

(Washington, DC ) El estado de emergencia decretado como respuesta a la alarmante ola de violencia en El Salvador no se apega a los estándares internacionales de derechos humanos que el país se ha comprometido a respetar, dijo hoy la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos, WOLA por sus siglas en inglés.

Al menos 62 personas fueron víctimas de muertes violentas entre el viernes 25 y el sábado 26 de marzo, según fuentes oficiales citadas en medios. Ese día, el presidente de la República, Nayib Bukele, convocó a la Asamblea Legislativa, que en la madrugada del domingo 27 aprobó, con 67 votos de un total de 87, un estado de excepción que suspende determinadas garantías constitucionales de la población.

El decreto aprobado suspende garantías que la Corte Interamericana de Derechos Humanos señala como derechos que no pueden ser suspendidos en un estado de excepción, tales como el derecho a un debido proceso y el derecho a la defensa. Además, suspende el derecho a la libertad de reunión y asociación y permite la intervención de comunicaciones privadas sin necesidad de una orden judicial. Dados los antecedentes sobre denuncias de espionaje ilegal hacia periodistas en el país, este extremo supone otra grave amenaza a la libertad de prensa y a los derechos humanos.

El estado de excepción es una herramienta para que en una situación de emergencia, se mantenga y preserve el orden constitucional, no para que se menoscabe el mismo ni para que las fuerzas de seguridad y otros agentes y funcionarios del Estado actúen arbitraria y discrecionalmente.

La posición del gobierno salvadoreño antes, durante y después del brote de violencia demuestra un nivel grave de amenaza –sancionada por el estado– al respeto de los derechos humanos, la seguridad ciudadana y al estado de derecho salvadoreño.

Para que el gobierno salvadoreño asegure un descenso de la violencia y garantice medidas que respeten y protejan los derechos humanos de la población, las autoridades deben actuar de conformidad con las reglas y principios democráticos y derogar cualquier disposición que contradiga normas del derecho internacional de los derechos humanos. Además, el Estado tiene la obligación de garantizar otros derechos fundamentales que pueden verse amenazados por el estado de excepción como el derecho a la libertad de pensamiento, el derecho a la vida y a la integridad física, entre otros.

WOLA se solidariza con las víctimas de la violencia y reitera que todas las personas que habitan y transitan el territorio salvadoreño tienen derecho a la protección de su vida e integridad física y que el deber del Estado es garantizar dicha protección a través de medidas que respeten el marco democrático y los principios fundamentales de derechos humanos.