7 May 2015 | Noticias

La fumigación aérea en Colombia: dañina e ineficaz

Washington, D.C. —  La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) publicó recientemente dos documentos que señalan cómo la fumigación aérea de coca ha fracasado en Colombia, y que explican porque esta práctica es contraproducente y debe de ser suspendida.

El primero es un análisis elaborado por Adam Isacson, Coordinador Principal en WOLA para el Programa de Políticas de Seguridad Regional, el cual expone porque la fumigación aérea todavía sería una mala práctica aun si el glifosato no fuera cancerígeno.

Según los datos oficiales que cita Isacson, la fumigación aéreaha sido plenamente un fracaso. El gobierno de los Estados Unidos ha gastado entre U.S. 1 mil millones y U.S. 2 mil millones para apoyar la fumigación en Colombia desde el inicio del programa en 1994. Sin embargo, esto ha hecho que los agricultores cultiven coca en nuevas áreas, en vez de en algunas zonas centralizadas. Además, como Isacson demuestra con gráficas y cifras (haga clic aquí), la reducción general en la cultivación después de sus picos en 2001 y 2007 se debe a la erradicación manual, no a la fumigación aérea.

"La mayoría de los agricultores de coca son pobres y de escala menor",dijo Isacson. "La fumigación aérea destruye la principal fuente de ingreso de estas personas, profundizando su pobreza y reforzando su dependencia en el cultivo de coca".

Adicionalmente, para erradicar tan sólo una hectárea de coca, el gobierno de Colombia tiene que fumigar siete hectáreas, lo que implica un desperdicio de tiempo y recursos que podrían ser invertidos en iniciativas de desarrollo rural.

El segundo documento sobre el tema se hizo en colaboración con Food & Water Watch, que cita datos oficialesque señalan que entre el 2003 y 2008, el gobierno de Estados Unidos le pagó a Monsanto cerca de U.S. $79 millón por los herbicidas usados en Colombia.  Muchos de estos ingresos han sido transferidos a Colombia, pero se puede estimar que los dos países han gastado más de US $100 millones en glifosato desde el 2003.

"Ahora hay una prueba de que las fumigaciones de glifosato representan un riesgo inaceptable para el público. Esto tiene implicaciones importantes para un programa que ha sido eje central de la política de drogas de Estados Unidos en Colombia ", dijo Isacson. "El aterrizaje de los aviones fumigadores es la opción más sensata. Animamos al gobierno de Colombia a hacer esto, y al gobierno de Estados Unidos a apoyarlo".

La lección del programa de fumigación de Colombia es que no hay sustituto para el desarrollo económico y la presencia del Estado en el territorio nacional. Por esta razón, WOLA también ha preparado una serie de infografías para acompañar la campaña digital "#NOFumigación " (disponibles aquí)que demuestran el costo humano de las fumigacionesen zonas rurales del país. Se invita a todos los grupos de la sociedad civil o los medios de comunicación a compartirlas y a usarlas en sus plataformas digitales.
Contacto:
 
###
 
Contacto:

Kristel Mucino
Directora de Comunicaciones, WOLA
Tel: +1 (202) 797-2171

[email protected]