10 Mar 2015 | Análisis

WOLA se une a demanda contra la NSA por vigilancia masiva

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) se enorgullece de unirse con la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU) y otras voces de sociedad civil en los Estados Unidos para condenar a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) por el uso de las denominadas técnicas de recolección de datos “upstream”, que implica la vigilancia masiva de comunicaciones digitales internacionales. Esta práctica afecta directamente a la capacidad de WOLA para comunicarse efectivamente con sus contactos y socios en todas las Américas.

Como un líder de investigación y promoción de los derechos humanos en las Américas, WOLA está en  comunicación frecuentre en relación a ciertos temas que caben dentro de la definición alarmantemente expansiva de "información de inteligencia extranjera" creada por la NSA. Esto significa que los políticos, académicos, periodistas, defensores de los derechos humanos y víctimas de abusos contra los derechos humanos que están en contactco con WOLA podrían ser víctimas de vigilancia de la NSA.

Esto es profundamente problemático, ya que nuestro trabajo requiere una gran cantidad de discreción. Para tener un impacto, WOLA tiene que ser capaz de garantizar a sus socios y contactos en todo el hemisferio que sus interacciones y, en algunos casos, incluso sus identidades, no serán reveladas.

La demanda de hoy se enfoca  específicamente en los aspectos técnicos de la vigilancia de las comunicaciones digitales de la NSA y su violación de las libertades de expresión y de investigación,” dijo Joy Olson, directora ejecutiva de WOLA."Sin embargo, la preocupación más profunda en este caso es que la vigilancia masiva de los EEUU crea un ambiente de autocensura entre actores de sociedad civil. Esto inhibe organizaciones como WOLA y sus socios en el continente americano de hacer nuestro trabajo: responsabilizar a los gobiernos.”

Por eso, WOLA se une a varias organizaciones como co-patrocinador de una demanda interpuesta hoy por la ACLU contra la NSA para desafiar esta práctica. Los otros demandantes son la Fundacion Wikimedia, el Instituto Rutherford, la revista The Nation, Amnesty International EEUU, PEN American Center, Human Rights Watch, La Asociación Nacional de Abogados Defensores Criminalistas  y el Fondo Global para Mujeres.

Para leer más sobre la importancia de este caso a libertades democráticas fundamentales, véase tambien: