17 May 2010 | Noticias

WOLA y 80 organizaciones colombianas reciben correo electrónico con amenaza de muerte

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en ingles) alertó al Congreso de EE.UU. sobre la amenaza que recibió por correo electrónico el pasado 14 de mayo de 2010. La amenaza nombra a aproximadamente 80 organizaciones e individuos que trabajan con temas de derechos humanos, afrocolombianos, desplazamiento y derechos laborales en Colombia.  El correo electrónico recibido por WOLA y varias otras organizaciones suelta la siguiente amenaza: "…como dicen ser llamados defensores de derechos humanos, y no crea que se pueden escrudiñar entre oficinas de procuraduiria y demás entes. Los tenemos en la mira y desde ya  pueden darsen por muertos (sic)". WOLA trabaja de cerca con varias de las organizaciones señaladas, y está sumamente preocupada por la seguridad de sus colegas.

 "Los grupos amenazados trabajan para garantizar los derechos de los desplazados y para asegurar que sus necesidades humanitarias sean cumplidas", dice Gimena Sánchez, titular del programa de WOLA sobre Colombia, quien fue incluida en el correo electrónico. "El trabajo de estos defensores de derechos humanos contradice la imagen mostrada por el gobierno de Colombia ante el Congreso de EE.UU. de haber resuelto los problemas de seguridad y desplazamiento", dijo Sánchez.

El correo electrónico firmado supuestamente por el grupo conocido como el bloque central de las 'Águilas Negras', señala que las organizaciones nombradas se han convertido en blanco militar pues "tildan las politicas en contra del gobierno (sic)".

"WOLA fue incluido en el mensaje por ayudar a que la voz de la sociedad civil colombiana llegue al gobierno de Estados Unidos", dijo Gimena Sánchez. "Esto es un esfuerzo por silenciar a aquellos de nosotros que queremos que los derechos humanos en Colombia sean respetados."

"Esto no nos va a disuadir de nuestro trabajo", dice Sánchez. "De hecho, enviamos el correo electrónico al Congreso de Estados Unidos".

Las organizaciones nombradas en la amenaza son colegas de WOLA desde hace mucho tiempo y trabajan en temas de desplazamiento interno, afrocolombianos e indígenas. La lista incluye la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES), el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (INDEPAZ), Asociación Nacional de Afrocolombianos Desplazados (AFRODES), la Liga de Mujeres Desplazadas-Cartagena, la Asociacion de Cabildos Indígenas Norte del Cauca (ACIN), Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo (CCAJAR), y varios consejos comunitarios afrocolombianos en la región del Pácifico. 

Varios de los grupos enumerados estuvieron recientemente en Estados Unidos para llamar atención a las violaciones de derechos humanos ligadas a la violenta expropiación de tierras llevada a cabo por grupos armados. Adicionalmente, muchos de estos grupos recientemente se reunieron con mecanismos especiales de la ONU sobre minorías étnicas, indígenas y ejecuciones extrajudiciales, así como también con congresistas estadounidences y funcionarios de alto rango de EE.UU. para informarles sobre dichos abusos. También, varias de estas organizaciones firmaron recientemente una carta en apoyo a la Resolución 1224 del Congreso de EE.UU. la cual se muestra a favor de honrar las decisiones y ordenes de la Corte Constitucional colombiana sobre los temas de afrocolombianos, indígenas y mujeres internamente desplazadas.

El correo electrónico recibido es el más reciente en una serie de amenazas contra los grupos de la sociedad civil colombiana. El 10 de abril de 2010, varias organizaciones de EE.UU. enviaron una carta al Embajador Brownfield alertándole a otra amenaza que hubo en contra de 60 organizaciones. En los últimos meses, WOLA ha recibido varios reportes de otras amenazas, sabotajes de actividades y acusaciones sin fundamentos contra sus colegas. Además de las amenazas y acosos, por lo menos 16 miembros de comunidades afrocolombianas e indígenas han sido asesesinados desde enero.

WOLA aprecia el interés de los funcionarios de alto rango del Departamento de Estado de proteger a defensores de derechos humanos, así como las visitas del embajador Brownfield a organizaciones de derechos humanos en Colombia. Sin embargo, sentimos que se necesita hacer más para comunicar que las amenazas, los asesinatos y las otras formas de sabotaje de derechos humanos son inaceptables. WOLA ha pasado la información sobre las amenazas al Congreso de los Estados Unidos, y hace un llamado al Departamento de Estado para que desertifique a Colombia por no satisfacer los estandares de derechos humanos establecidos por el Congreso de EE.UU.

Para más información por favor comunicarse con:
Gimena Sánchez, Titular del Programa de WOLA sobre Colombia
(202) 797-2171; [email protected]