AP Photo/Fernando Vergara

6 Oct 2017 | Pronunciamiento de WOLA

Cese al fuego con el ELN es un paso positivo para Colombia y sus minorías étnicas

Washington, DC — La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), una importante organización de investigación y promoción de los derechos humanos en las Américas, celebra el inicio de un cese al fuego bilateral entre el gobierno colombiano y el grupo guerrillero, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) que se extenderá del 1 de octubre de 2017 al 12 de enero de 2018. Saludamos a Noruega, Brasil, Chile, Ecuador, Cuba y Venezuela por su compromiso como garantes de las negociaciones de paz.

El cese al fuego bilateral es el primer paso para resolver el segundo conflicto interno más largo de Colombia. Sirve como un ejercicio de construcción de confianza que WOLA espera conducirá a un cese definitivo de fuego. El fin del conflicto del ELN es necesario para que Colombia logre una paz más completa y sostenible. El cese de las hostilidades favorecerá en gran medida las negociaciones de paz y mejorará la seguridad de los civiles. Ayudará a minimizar los desplazamientos y las emergencias humanitarias que afectan a los pueblos indígenas y afrocolombianos en la costa del Pacífico.

Los enfrentamientos armados entre el ELN, las fuerzas armadas y otros grupos armados ilegales han afectado negativamente la vida de muchos colombianos. Con este acuerdo, el ELN se compromete a detener la toma de rehenes, los ataques a las carreteras y las instalaciones petroleras, el uso de minas terrestres y el reclutamiento de menores. Al mismo tiempo, el gobierno se compromete a mejorar la protección tan necesaria de los líderes comunitarios, así como las condiciones carcelarias de unos 450 rebeldes. Un Mecanismo de Verificación de Monitoreo que incluye a representantes de ambas partes, las Naciones Unidas y la Iglesia Católica verificarán el acuerdo.

WOLA se siente particularmente alentado por el hecho de que este cese al fuego incluya un mecanismo regional de monitoreo en el Chocó. Tal mecanismo se basa en una propuesta de Acuerdo Humanitario de larga data presentada por nuestros socios el Foro Inter-Étnico del Choco (FISCH), las mujeres, las organizaciones indígenas y de las víctimas. El mecanismo regional incluye nueve medidas que beneficiarán en gran medida las situaciones de seguridad y negativas que enfrentan las comunidades étnicas en esta región. También estableció una mesa de diálogo regional que estará dirigida por líderes afrocolombianos e indígenas.

La inclusión de líderes afrocolombianos e indígenas a través de la Comisión Étnica en el proceso de paz de las FARC que condujo al Capítulo Étnico en esos acuerdos fue clave para garantizar los derechos de estas comunidades. Es nuestra expectativa que un proceso similar con minorías étnicas tenga lugar no sólo en el Choco sino a nivel nacional en el proceso del ELN.